Presidente ¿Y la epidemia de líderes sociales asesinados?

Por: Laura Cano, periodista Pares.


En Colombia son contados los casos que causan una verdadera alerta y pronunciamientos alrededor de alguna problemática. En ese grupo de ‘privilegiados’ está el virus que ha encendido las alarmas en 126 países: el Coronavirus. A causa de este y de los trece casos que se han registrado en el país, varios funcionarios del Gobierno han salido a decretar medidas y herramientas para la protección, demostrando que se pueden crear estrategias colectivas para mitigar riesgos. Entonces, la pregunta es, ¿por qué no se actúa con el mismo tacto ante otras situaciones que se viven en el país?


Prioridades: el problema del Gobierno Nacional

Mapa: SIPARES:

El anterior mapa no ha alertado tanto como el virus, posiblemente porque mediáticamente no ha tenido el mismo impacto. Ese mapa no muestra los infectados en Colombia, muestra el número de líderes sociales asesinados en el país desde la firma del Acuerdo de Paz en noviembre de 2016. ¿Y qué ha pasado al respecto?


En total, a la fecha, según cifras de SIPARES se documentan un total de 352 casos registrados en 28 de los 32 departamentos del país, siendo Cauca, Antioquia, Nariño, Norte de Santander y Chocó las 5 zonas con más hechos con: 64, 51, 29, 27 y 22 nombrados respectivamente.


A esto se le suma que quienes han sido asesinados ejercían un ejercicio que velaba por la calidad de vida de las poblaciones y el respeto de los territorios, provocando que estos hechos reduzcan este tipo de defensas y causas, además, que generen zozobra por las amenazas y el riesgo que corren sus vidas, esto, ante la inoperabilidad que ha demostrado el gobierno de Iván Duque de brindar medidas de seguridad que realmente protejan a los y las líderes.


En relación con lo anterior se registra que el liderazgo que más casos presentó son quienes han estado al frente de juntas de acción comunal (JAC) con 108 hechos, seguido de líderes indígenas (61), líder campesino (50), líder comunitario (30), líder de comunidades afrodescendientes (20), líder social (14), líder sindical (12), representante de víctimas (1)1, defensor de derechos humanos (11) y líder de restitución de tierras (09). Además, que del total 311 son hombres, 48 mujeres y una persona es transexual.


Es necesario blindar el Acuerdo desde los escenarios en los que estemos. Desde el principio del proceso se sabía que este hecho no era simplemente el papel y lo que quedo plasmado en él, era también construir nuevas dinámicas, salir a las calles a reclamar una implementación efectiva y también en rechazo a quienes han perdido su vida en nombre la paz en los territorios. Que las alarmas también se enciendan en hechos en los que la memoria nos debe recordar que no queremos ser el mismo país violento e indolente.