Potocine: soñar es resistir a la violencia

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares.


“Soñar también es resistir, otro vídeo es posible” dice una pancarta en el salón del Instituto Cerros del Sur en el barrio Potosí de la localidad de Ciudad Bolívar, en Bogotá. En ese salón se dictan talleres de creación de una escuela de cine popular.


Jeffrey Rodríguez de 22 años, por ratos, coordina las proyecciones en la cinemateca (Potocine) de su querido barrio Potosí. Él quien es el encargado de proyectar las películas, cuenta que se enganchó con el hábito de narrar camellando con los niños del barrio en los talleres de cine popular, —pese a que le han matado amigos en el trayecto—. Para Jeffrey, el salón es mas un “lugar en el cual se cocinan las ideas, los colores son maleables, los sueños son conversables y la vida parece ser algo más que una simple espera”.