¿Por qué la Corte Suprema de Justicia decidió asegurar a Uribe?

Por: León Valencia, director – Pares


Hay un gran revuelo en Colombia. Álvaro Uribe Vélez, dos veces presidente y quizá el más hábil y el más popular de los políticos colombianos en los últimos cincuenta años, estará desde hoy en prisión domiciliaria mientras se desarrolla el juicio que por soborno y fraude procesal le adelanta la Corte Suprema de Justicia.


Para sus partidarios, entre los cuales se encuentra el hoy presidente del país Iván Duque, es algo inaudito. Pero en realidad tiene toda la lógica jurídica del mundo. Los indicios de que el expresidente tiene responsabilidad en la presión y en el soborno a testigos, son bastante notorios.

Los paramilitares Carlos Enrique Vélez y Juan Guillermo Monsalve sostienen con pruebas a la mano que los abogados Diego Cadena y Juan José Salazar, actuando en nombre de Álvaro Uribe, los contactaron para que declararán en favor del expresidente a cambio de favores y dinero. Querían, además que sirvieran de testigos contra el senador Iván Cepeda y dijeran que Cepeda los había buscado para acusar falsamente a Uribe. Los abogados, también procesados, no han podido eludir en los tribunales la acusación de que entregaron importantes sumas de dinero y ofrecieron ayudas a estos testigos.