• Walter Aldana

Petro en la ONU

Por: Walter Aldana

Político Social Alternativo


Como era de esperarse, el discurso de Gustavo Petro ante la 77 Asamblea General de las Naciones Unidas, ha generado diversas reacciones que dibujan las concepciones e ideologías que históricamente, pero hoy con mayor fuerza, emulan por gobernar los países de nuestra bella América Latina.


El pasado 20 de septiembre, ante la representación de las 193 naciones que conforman la Organización de Naciones Unidas, el presidente colombiano expresó: “yo les demando desde aquí, desde mi Latinoamérica herida, acabar con la irracional guerra contra las drogas. Disminuir el consumo de drogas no necesita de guerras, necesita que todos construyamos una mejor sociedad”.


Asimiló lo nocivo del narcotráfico a los efectos generados por la explotación de hidrocarburos centrados en el carbón y el petróleo. Dijo Petro: "piensen en un ejercicio racional del poder, no hay paz total sin justicia social, económica y ambiental. Estamos en guerra también con el planeta. Sin paz con el planeta no habrá paz ante las naciones. Sin justicia no hay paz social”.


Y sentenció: "acabar las mafias, sacarlas del camino, que se hace es bajando su precio [el de las drogas], pero regulándolo por el Estado en términos de consumo, en términos de presencia médica en los casos de adicción, en una enorme cantidad de dinero para prevenir, para disminuir la demanda hasta el punto que se vuelva cero”.


El segundo eje del discurso del presidente fue la postura frente a la Amazonía. Planteó el fortalecimiento del fondo de la Revitalización de las Selvas; señaló que las potencias "podrían reducir la deuda externa para liberar espacios presupuestales y, con ellos, realizar la tarea de salvar la humanidad y la vida en el planeta".


“Solo cambien deuda por vida, por naturaleza. Les propongo y los convoco a América Latina para ello, dialogar para acabar la guerra. No nos presionen para alinderarnos en los campos de la guerra. Es la hora de la paz”, agregó.


Para el expresidente Pastrana el discurso presidencial fue la reivindicación del narcotráfico. Para Paloma Valencia, un mal poema que esconde muchas mentiras. Lo cierto es que, en tono poético, pero con argumentación profunda, Petro marcó la senda de una nueva relación con el primer mundo desde la América del agua y la sangre.


Aspectos como la transición a energías limpias, evitar la deforestación (utilizada para acaparar tierras, ganadería extensiva o apertura de vías) y la solicitud al primer mundo del "decrecimiento de la economía", son claramente aspectos de un modelo económico, político y social que viene ganando espacio en América Latina y solicitando un diálogo con las potencias del mundo sobre la base de la autonomía y el respeto.


Es el tiempo en Colombia y América Latina para el diálogo, franco y sincero, para reafirmar que realmente otro mundo es posible.


 

*Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de la persona que ha sido autora y no necesariamente representan la posición de la Fundación Paz & Reconciliación al respecto.