Partido Colombia Renaciente y la crisis de representatividad afrocolombiana

Por: Nataly Triana (Asistente de Investigación) y Juan Esteban Garzón (Colaborador Pares) Línea de Democracia y Gobernabilidad


En Colombia, según el DANE, para el año 2018 había 4.671.160 (9.34% de la población) de personas que se reconocían dentro de la población negra, afrocolombiana, raizal y palenquera. Históricamente, la nación se ha construido a expensas de dichas comunidades, teniendo en cuenta que la organización política del país ha sido moldeada por conflictos raciales, étnicos y por viejas tensiones regionales que han excluido a las comunidades e impiden su visibilidad y participación activa en las decisiones de nivel nacional[1].


En efecto, esta población ha tenido una mínima representación política que, a partir de 1991, por medio de las aspiraciones de inclusión democrática presentes en la nueva Constitución, cambió a raíz de la incorporación al antiguo sistema de partidos de una acción afirmativa consagrada en lo que hoy conocemos como “circunscripciones especiales” (medida que se estableció con la pretensión de asegurar la participación política de grupos étnicos y minorías políticas).


Dentro de estas minorías políticas se encuentra la circunscripción espe