top of page

Pares estuvo en la instalación de mesa con “Shottas” y “Espartanos”, esto fue lo que pasó en B/tura

Por: Dennis Arley Huffington, Investigador Territorial

Oficina Pares Pacífico



El 18 de julio se instaló en Buenaventura el “espacio de conversación sociojurídica para la construcción de paz urbana en Buenaventura” entre el Gobierno Nacional y los voceros de los “Shottas” y “Espartanos”, que da inicio a la segunda etapa del proceso de diálogo que busca el sometimiento colectivo a la justicia de los integrantes de estos dos grupos armados de alto impacto que controlan el casco urbano de la ciudad y que desde finales del año 2020 se disputan el control territorial, lo que llevó a Buenaventura a estar entre las ciudades más violentas del mundo durante 2021.


El espacio estuvo acompañado por organizaciones de la sociedad civil, la Gobernación del Valle a través de la Secretaría de Paz Territorial y Reconciliación, las alcaldías de Buenaventura y Cali, la comunidad internacional a través de la ONU y MAPP OEA, los delegados de presidencia, y fue presidido por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la Iglesia Católica en cabeza de Monseñor Rubén Darío Jaramillo.


¿En qué consiste la mesa sociojurídica?


Durante la primera etapa que fue de acercamiento y exploración hubo diversas dificultades, como la reactivación de los enfrentamientos armados y homicidios en algunas comunas de la ciudad (10, 11 y 12) durante los tres últimos meses y el hundimiento del proyecto de ley de sometimiento en el Congreso de la República. A pesar de esto, y de acuerdo a lo expresado por el Alto Comisionado durante el evento, hubo alrededor de 14 reuniones privadas con los voceros de estos grupos que permitieron avanzar a esta segunda etapa del proceso de conversación sociojurídica.


El espacio será una herramienta de diálogo sobre asuntos temáticos para elaborar la hoja de ruta para el desmantelamiento de estas estructuras armadas de alto impacto, desvinculación de los menores y desarme e implementación de los programas de gobierno aprobados en el PND que permita consolidar la construcción de paz urbana en Buenaventura en el marco de la Ley 2272 de 2022.


La mesa estará integrada por los voceros de los “Shottas” y “Espartanos”, la Oficina del Alto Comisionado de Paz, la Iglesia Católica y los delegados del Gobierno que fueron anunciado durante el evento y representan diversos sectores de la ciudad. En cuanto a estos últimos se conocieron los nombres, entre ellos destacan los de Alexander López, quien hasta hace poco fungió como presidente del Senado; el representante a la cámara por el Valle del Cauca Alejandro Ocampo; Miladys Garcés Arboleda, presidenta de la Cámara de Comercio de Buenaventura; y Lucila Martínez Montaño, actual concejala de Buenaventura por el Partido Liberal.


A los mencionados se les suman Víctor Julio Gonzáles Riascos, director ejecutivo del Comité Intergremial e Interempresarial de Buenaventura; Luis Guillermo Pérez, superintendente de Subsidio Familiar; Joaquín Garzón, docente de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá; Jesús Alfonso Flórez López, decano de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Autónoma de Occidente; y William Mina, defensor de los derechos humanos en representación de las organizaciones sociales de Buenaventura.


Las voces de los participantes


“La comunidad internacional está con ustedes, fue el contundente mensaje que expresó Daniel Lux, el delegado de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, dirigido al pueblo de Buenaventura y el proceso de paz. Y es que como se mencionó al inicio, el evento contó con el acompañamiento de diversos sectores de la sociedad civil y organismos internacionales, quienes manifestaron de manera tajante el respaldo y acompañamiento en esta segunda etapa.


La Misión de Verificación también manifestó que la construcción de paz urbana en Buenaventura “debe ser un proceso de ciudad”, a la vez que reconocieron los pasos que vienen dando los grupos armados, las víctimas y el Gobierno Nacional en la búsqueda de la paz, para la cual se debe tender un puente entre lo rural y lo urbano.


Desde la MAPP OEA se hizo el llamado a los delegados del Gobierno y voceros de las estructuras armadas a “escuchar a las comunidades y hacerlos partícipes”. A su vez, le pidieron a la ciudadanía que rodeara el proceso que se viene implementando para fortalecer y proteger la construcción de la paz en la ciudad.


Diferentes actores acompañaron la instalación de la mesa. Foto: Pares


De parte de las estructuras armadas ilegales fueron Jimmy García Rivas como vocero de los “Shottas” y Felix Orlando Luna como vocero de los “Espartanos”, quienes reafirmaron públicamente la intención que tienen los integrantes de los grupos de reincorporarse a la sociedad civil y desarticular sus estructuras armadas. “Sigamos adelante con la paz entre todos”, fue el mensaje que dejó Felix Luna al final de su intervención.


Finalmente, fueron la Alcaldía de Buenaventura, la Gobernación del Valle y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz quienes se expresaron desde la institucionalidad. El alcalde Víctor Vidal hizo el llamado a confiar más en el proceso que se viene adelantando, reconoció las dificultades suscitadas que han generado lamentables tragedias como la masacre en la comuna 6 o la muerte de la niña de 7 años Kimberly Quiñonez por una bala perdida, pero que son estos hechos los que deben motivar a la comunidad a continuar en la búsqueda de la paz para evitar que los niños, niñas y jóvenes sigan siendo víctimas de la guerra. Mientras que desde la Secretaría de Paz de la Gobernación se manifestó la intención de acompañar el espacio de conversación.


Por su parte, el alto comisionado Danilo Rueda manifestó que “este proceso requiere que el pueblo de Buenaventura lo proteja”, sin embargo, reconoce que el principal obstáculo para que esto ocurra es que la población civil siga siendo víctima de los grupos armados, por ende, les hizo una solicitud explícita a los “Shottas” y “Espartanos” de dar otra muestra de compromiso con la construcción de paz rompiendo nuevamente las fronteras invisibles, dejar de hacer uso de la violencia ante los desacuerdos que se presenten entre ellos y parar las extorsiones inicialmente a por lo menos a las 1.100 platoneras y pequeños comerciantes de la ciudad.


Lo que se espera


Durante la instalación del espacio ocurrieron en simultáneo tres homicidios en la ciudad, a lo que la oficina del Alto Comisionado respondió con un comunicado aclarando que uno de ellos no tenía relación con los grupos armados y los otros dos, que ocurrieron en la Ciudadela San Antonio, fueron producto de una riña. Esta rápida respuesta son los primeros resultados que evidencian una comunicación asertiva e inmediata ante los hechos que puedan perturbar y poner en entredicho el proceso.


De esta segunda etapa en las mesas se espera que haya una reducción de la violencia armada en la ciudad, garantías de seguridad para los líderes y lideresas sociales, identificar las causas de la violencia en Buenaventura y diseñar estrategias para combatirlas y para evitar el resurgimiento de la misma a través de nuevos grupos armados. Para ello se requiere de la participación activa y armónica de la ciudadanía, a lo cual se hizo énfasis desde diferentes sectores que acompañaron la jornada.


Esto significa que a corto plazo haya nuevamente una disminución sustancial de los enfrentamientos y los homicidios selectivos en la ciudad, teniendo en cuenta que no todos los homicidios que se registran están relacionados con la disputa criminal entre estos dos grupos.

Se espera una respuesta positiva ante la solicitud del Comisionado con respecto a las extorsiones. Se requiere recuperar la economía local para combatir la pobreza y el hambre, parte de ello pasa por parar las extorsiones a pequeños comercios y evitar que se continúen cerrando los establecimientos, ahí son clave los delegados de Gobierno que representan al sector privado.


También, que se diseñe e implemente una estrategia de comunicación para informar a las comunidades sobre los avances durante esta segunda etapa, junto a ello una mayor articulación con la ciudadanía que resulte en un respaldo por parte de la misma al proceso.


Finalmente, y la de mayor dificultad, que se avance y apruebe la ley de sometimiento. Para esta nueva legislatura ya se conoce que se presentarán ante el Congreso de la República dos proyectos de ley, uno por parte del Gobierno que retoma los puntos y alcances ya presentados, y otro de la oposición. Lo que se requiere es que las partes logren llegar a un consenso para contar con los términos de sujeción a la justicia y reincorporación de los integrantes de los grupos, evitar nuevamente la dilatación del proceso para que este salga avante, pues la paz de Buenaventura requiere de la voluntad y el compromiso de todos los sectores políticos del país.

Comentarios


bottom of page