Oposición dentro de la legalidad, oposición dentro de la reconciliación

Por León Valencia, Director de la Fundación paz y reconciliación-Pares


La izquierda tiene el reto de darle a la derecha uribista una lección civilizatoria, una lección democrática, una lección de lealtad a las instituciones. Qué aprendan como se hace oposición leal y legal. Qué aprendan como se hace oposición sin puñaladas traperas. Que aprendan como se hace oposición respetando y alentando la reconciliación, la defensa del país en el exterior, la causa de la paz y la seguridad. Por ahí derecho la izquierda le mostrará al país como será un eventual gobierno suyo. Porque hay una ley de hierro en la política: una fuerza se comporta en el gobierno como lo hace en la oposición.

Se me revuelve todo por dentro, en el corazón y en la conciencia, cuando oigo a los uribistas hablando de unidad del país, de respeto a las reglas, de legalidad, del que la hace la paga, de la verdadera paz, de doblar la página de la polarización. Me tengo qué decir calma… Serena el espíritu… No puedes ser como ellos.

Los uribistas transgredieron todas las normas de la oposición democrática. En la política exterior, revolviendo las aguas cuando estábamos en el grave litigio con Nicaragua, con el miedo a perder San Andrés y Providencia; o deambulando en los foros internacionales tratando de poner freno a la inversión económica o a la cooperación con toda clase de argumentos desproporcionados e injustos; o envenenando aún más las difíciles relaciones que hemos tenido con Venezuela en los últimos años.

En la búsqueda de la paz y la conquista de la seguridad interna. No hablo de las críticas a las negociaciones de la Habana, no hablo de la necesaria controversia que debía despertar la compleja tarea de terminar una guerra de más de cincuenta años. Hablo de la conformación de aparatos clandestinos para capturar información reservada de las conversaciones y difundirla, de la filtración de coordenadas secretas cuando el traslado de los negociadores de la guerrilla, de las mentiras descaradas sobre el proceso.