Buscar

ONU también prende alarmas ante situación en Argelia, Cauca

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Recientemente una misión de la ONU visitó Popayán, capital del departamento del Cauca, donde desde los últimos años se ha agudizado una guerra que ha dejado en medio a la población civil, situación que constantemente ha sido alertada por diferentes sectores y organizaciones, entre estas, Pares.


En la visita a la capital de Cauca estuvieron el Jefe de la Misión de Verificación de la ONU para el Acuerdo de Paz, Carlos Ruiz Massieu, y la jefa de la Oficina para los Derechos Humanos, Juliette de Rivero, quienes escucharon a líderes y lideresas de los municipios del departamento, quienes expusieron la grave situación de derechos humanos que se vive. Asimismo, se reunieron con funcionarios del Gobierno Departamental, del Ministerio Público y de la Alcaldía de Argelia.


Luego de los diálogos que se sostuvieron se identificó que entre las victimizaciones que más están afectando a la sociedad civil, especialmente de minucipios como Argelia, están el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, la violencia sexual, las agresiones contra personas defensoras de derechos humanos, los asesinatos selectivos, la instalación de minas antipersonal, y los desplazamientos forzados.


Así las cosas, por una lado, se hizo un llamado al respeto por la vida por parte de los actores armados. Adicional, se instó al Gobierno Nacional y las instituciones competentes a que “coordinen las respuestas interinstitucionales apropiadas para garantizar la seguridad y el bienestar de las comunidades, incluido el acceso a la justicia. Se llama a reforzar la implementación de las recomendaciones de las alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo y los mecanismos de protección colectiva en el territorio. Y se invita a las autoridades nacionales y regionales a no escatimar esfuerzos para encontrar soluciones duraderas a la situación de inseguridad que afecta el departamento y a que se privilegie el diálogo para resolver los conflictos vigentes”.


Un panorama de la situación en Argelia


Las noticias acerca de la grave situación en Argelia han sido constantes, situación que no ha sido nueva, pues incluso llevó a que en octubre de 2020 se emitiera desde la Defensoría del Pueblo la alerta 047-20, en la que se llama la atención sobre la ola de violencia en el municipio. Situación similar a la de otros municipios del Cauca, donde hay intereses de los grupos armados por el control de las economías ilegales que se desarrollan en el territorio, como la producción asociada al narcotráfico y el tránsito de insumos de guerra utilizados por los grupos armados. Asimismo, la constitución geográfica y topográfica de estos municipios permite la configuración de diversas estrategias de movilidad y comercialización de sustancias relacionadas con la cadena del narcotráfico.


Esta situación ha desembocado en muchas situaciones, que ahora también son advertidas desde la ONU. Por ejemplo, vale la pena señalar que recientementr la Defensoría del Pueblo informó que “en los últimos dos meses se han presentado dos homicidios de líderes comunitarios, un accidente con minas antipersonal e incidentes con artefactos explosivos en el corregimiento del Plateado, múltiples confrontaciones armadas entre grupos armados ilegales con interposición de población civil y 5 eventos de desplazamientos masivos afectando a 1.094 familias desplazadas (2.077 personas)”.


Además agregaron que debido a la agudización de la violencia en lo que va del 2021, el organismo “ha documentado 15 desplazamientos masivos forzados, los cuales afectaron a 2.819 familias, conformadas por 6.501 personas; el confinamiento en tres veredas (El Pinche, La Ceiba y Las Vegas), afectando al menos a 1.000 personas; así como la ocurrencia de 59 homicidios, diez víctimas de minas antipersona, 20 enfrentamientos entre grupos armados no estatales y cinco combates con interposición de la población civil”.



En relación con esto, vale la pena mencionar que, según el Sistema de Información de la Fundación Paz & Reconciliación (SIPARES), en lo que va del año, en Argelia se han cometido 10 asesinatos selectivos, en donde se han reportado acciones contra familiares de la Mesa de Víctimas del municipio, líderes campesinos, integrantes de organizaciones sociales, firmantes de paz y políticos (como fue el caso del concejal Fermiliano Meneses, ocurrido en el mes de enero).


Vale la pena señalar que la Defensoría del Pueblo ha identificaddo que la región es disputada por la columna móvil Carlos Patiño de las disidencias de las Farc, y el frente José María Becerra del ELN, pero en los últimos meses también estarían haciendo presencia en el territorio integrantes de la Segunda Marquetalia a través de la estructura Diomer Cortés.


Asimismo, anteriormente, Juan Manuel Torres, coordinador de la Oficina Pacífico de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), había señalado que “La situación en Argelia se ha agravado en los últimos tres años, pero la incursión del frente ‘Carlos Patiño’, que hace parte del comando coordinador de occidente, alineado a las facciones disidentes de ‘Gentil Duarte’, es el que alteró totalmente la situación. A su llegada, empezó una disputa muy fuerte con el frente ‘José María Becerra’, que tenía un poder muy grande en la zona. Además, el frente ‘Carlos Patiño’ llegó a acosar a excombatientes para que se les unieran. Ha sido tanta la presión que se terminó configurando un tercer grupo, inicialmente lo llamaban ‘Los Pocillos’, por un comandante de las antiguas FARC. Este grupo ya se configuró como la ‘Segunda Marquetalia’. Esto ha sido un rifirrafe, en el último año y medio, que ha llevado a una situación constante de amenaza”, agregó Torres.


Por otro lado, hay que recordar que recientemente siete campesinos de San Juan del Micay, Puerto Rico y otras veredas vecinas habían sido víctimas de minas antipersonal en hechos en los que estarían involucrados actores armados que hacen presencia en la región. A esto se suma el municipio durante semanas, incluso meses, ha estado bajo la ley del fuego cruzado dejando en medio a la población, de hecho solo un día antes de que desde la Misión de la ONU se advirtiera y se mostrara preocupación sobre este contexto, desde el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, se denunciaban enfrentamientos entre grupos ilegales y el Ejército. Sobre esto el consejero del CRIC, Edwin Mauricio Capaz Lectamo, dijo al diario Diario Occidente que esta “es una situación muy lamentable para las familias y las comunidades, que también resultan afectadas de manera colateral por los hechos que se presentan en Argelia, están sepultando a sus comuneros que provienen de esos combates”.


Todo esto respalda el llamado a la ONU, a que Gobierno Nacional, departamental e instituciones con injerencia tomen acciones efectivas para reducir la ola de violencia en Argelia, Cauca, el municipio que se ha convertido en uno de los peores escenarios del posconflicto.