• Sergio Saavedra

Once campesinos habrían sido asesinados en Nariño

Por: Sergio Saavedra.

Periodista Pares.


Todo parece indicar que lo que en principio fue una alerta de desplazamiento forzado de los once trabajadores en Mosquera (Nariño), se está convirtiendo en una escabrosa masacre. De acuerdo con la más reciente información a la que tuvo acceso Pares, se extinguen las esperanzas de encontrar con vida al grupo de agricultores y cortadores de madera. Según dicha información, inicialmente fueron masacrados cinco (5) personas y los seis (6) restantes fueron llevados con rumbo desconocido para asesinarlos. Además, al parecer, habría desmembramientos.


“En la mayoría de los casos cuando los desaparecen personas, es para asesinarlos. Además es gente muy pobre donde no cabe la idea que sea un secuestro extorsivo o algo así, y si lo fuera, ya se sabría”. Estas fueron las palabras —en la mañana de este 20 de enero— de Ivonne Quiñonez, lideresa de Tumaco, frente a la situación de las once personas que fueron reportadas como desaparecidas de manera forzada.


De acuerdo con otras fuentes consultadas por Pares, se habla de más cuerpos sin vida encontrados por el sector del Charco, a falta de que se determinen las identidades. De esta forma, ascendería la cifra que ya apuntaría a dos cuerpos identificados, de los once reportados como desaparecidos. Inicialmente, según las investigaciones adelantadas por las autoridades; las dos posibles víctimas fueron identificadas como Vladimir Torres Micolta y Alberto Mesa.


Las condiciones geográficas han dificultado una comunicación que permita continuar estableciendo lo sucedido en la región. Porque, incluso, hay una versión extraoficial que hablaba de la posibilidad de al menos un sobreviviente.


***


El Ejército dice no haber sido notificado de manera formal


Llama la atención que en el Comunicado de Prensa de la Fuerza de Tarea Conjunra Hécules del Ejército Nacional, con fecha de 18 de enero, en el apartado 4to señala: “frente a la información que circula en medios digitales y redes sociales sobre la presunta desaparición y asesinato de 11 personas que provenían de diferentes partes del Pacífico, es importante aclarar que a la fecha no se han recibido denuncias formales sobre este hecho.”

Sin embargo, Pares tuvo acceso a una denuncia por desaparición forzada interpuesta por las compañeras de los hombres identificados como Mario Mosquera, Ronal Vicente Mosquera y José Giovanny Orobio ante la Fiscalía y Gaula de Tumaco, Defensoría del Pueblo y Procuraduría General de la Nación.


Según el relato de las mujeres: “nuestros esposos fueron contactados para ir a cortar madera en una finca, supuestamente, en la vereda La Pampa, que queda cerda del municipio de Mosquera. Ellos y otros seis hombres fueron contactados para ir a trabajar a un aserradero y a cortar madera.”

Las mujeres además dejaron constancia en la misiva diciendo que los hombres salieron el día lunes 11 de enero salieron desde Tumaco.


Supuestamente comenzaban a trabajar el día martes (12) o miércoles (13 de enero), de allí no supimos nada más. Según dicen que porque la señal de celular allá es difícil. Sin embargo, el miércoles (13) —a eso de las cinco de la tarde— nos llamaron unos conocidos (…) según dicen en la vereda La Pampa había llegado un grupo con hombres armados y los había amarrado. Que habían hecho varios tiros y se los llevaron en una de las lanchas (…)”.

Un panorama nada alentador


Siete (7) días han trascurrido desde que la comunidad alertara a las autoridades y al Gobierno Nacional de la desaparición forzada de once (11) personas en el departamento de Nariño. De acuerdo con las versiones preliminares, estas personas se movilizaban desde el municipio de Tumaco hacia Mosquera. Según fuentes del territorio, el panorama no es muy alentador debido al tiempo en que llevan estas personas desaparecidas. Al parecer, hombres que arribaron en lancha a la vereda La Palma se llevaron a los once trabajadores.


Ivonne Quiñonez señala que en esta zona opera una Estructura Armada Ilegal no identificada “caracterizada por su extrema crueldad”. Basta con señalar no sólo por los dos cuerpos sin vida habrían sido identificados este miércoles 20 de enero—tal como lo estableció Jair Parra personero de Tumaco—; sino porque los antecedentes no esperanzan. El 21 de septiembre de 2020, el Ejército Nacional confirmó la masacre de cuatro (4) personas identificadas como José Erney Miranda Valencia, Fabián Olave Estupiñán y Cristian Miranda, y Orlindo Cuero Castillo.


Además, conforme a lo dicho por la lideresa “los grupos armados se están disputando milímetro a milímetro la Costa Pacifica Nariñense, y basta que usted como civil sea mínimamente relacionado con un grupo, para que el contrario, lo asesine”. Además, Ivonne hace hincapié que en el municipio de Llorente, la semana pasada, “hubo el asesinato de tres personas, incluidos el de una mujer y un menor. Esto es un verdadero desangre”.

Pobreza y violencia, un lastre histórico


De acuerdo con el informe Pares, «Conflictos socio-ambientales en el Pacífico», los municipios que conforman la subregión del Pacífico Nariñense poseen una tasa de pobreza multidimensional que supera el 90% la situación de marginalidad y ausencia total del Estado. Panorama sumado a la presencia y disputa, a sangre y fuego, de las Estructuras Armadas Ilegales que hacen presencia en los 10 municipios.


De hecho, según cifras Pares, el Clan del Golfo hace presencia en siete (7) de los 10 municipios de esta subregión: Tumaco, Olaya Herrera, Mosquera, La Tola, Francisco Pizarro, El Charco y Barbacoas. Por otro lado, también los Grupos Armados PostFARC hacen presencia en la subregión a través de cuatro (4) frentes. El Frente Oliver Sinisterra opera en seis (6) municipios de la subregión, el Bloque Occidental Alfonso Cano en cuatro (4), Guerrillas Unidas del Pacífico en siete (7) municipios. También, la guerrilla del ELN en siete (7) municipios.