Néstor Humberto Martínez, un obstáculo más para la JEP