Mutilar nuestro trabajo es afectar a nuestros públicos

Por: Isaac Morales, Coordinador

Línea Convivencia y Seguridad Ciudadana


La producción y aportes que ha hecho la Línea Convivencia y Seguridad Ciudadana de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) ha reposado en el portal web de nuestra Fundación, dejando los resultados de nuestras investigaciones a disposición de los medios de comunicación, políticos, otras organizaciones sociales y de la sociedad civil en general, con el propósito de proveer información actualizada y verídica para la toma de decisiones y análisis en general.


El ataque que recibió nuestro portal web es una forma de quitarle a nuestro público la posibilidad de informarse asertivamente y al mismo tiempo significa un respaldo a aquellos sectores que ven en nuestro trabajo una amenaza, vulnerando la transparencia y el derecho a informarse. Pares ha sido reconocida como la organización de la sociedad civil más admirada en todo el país durante 2021, lo que representa una responsabilidad mucho más grande con la sociedad colombiana, debemos seguir construyendo opinión informada e insumos que la nutran, mutilar nuestro trabajo es afectar también a nuestros públicos. Es importante entonces recordar a nuestros atacantes, y a la opinión pública en general, cuál es el trabajo que hemos hecho durante estos años, para que ponderen la importancia de nuestras investigaciones y el riesgo de silenciar nuestra labor.


Desde la Línea Convivencia y Seguridad Ciudadana de Pares buscamos analizar y comprender los fenómenos que afectan la seguridad y la convivencia en los distintos entornos urbanos del país. Para ello, el equipo de la Línea realiza labores fundamentales de seguimiento a hechos noticiosos y la lectura crítica de los datos que provee la institucionalidad policial colombiana, con el propósito de tener información actualizada y a la mano al servicio de la sociedad civil. En este ejercicio, hemos priorizado 15 centros urbanos en diferentes regiones del país que tienen cierto grado de relevancia con relación a la estabilidad en materia de seguridad, analizando los delitos de alto impacto que se den y señalando quiénes son los principales perpetradores. Asimismo, ponemos el foco en la convivencia, entendida como la relación entre pares que muchas veces se descuidad por las administraciones locales y que significa un elemento fundamental para garantizar la seguridad de las personas.


Además del seguimiento constante, insumo básico para el desarrollo de informes, la Línea desarrolla proyectos y estrategias que apuntan a fortalecer las capacidades de las administraciones locales y de la sociedad civil. Durante los últimos años se han registrado varios hitos de trabajo, en 2019 la Línea acompañó el proceso de formación de candidatos y candidatas a cargos de elección popular en cinco ciudades del país: Cali, Cartagena, Medellín, Bucaramanga y Bogotá; fortaleciendo a 500 candidatos en materia de seguridad y su gestión pública. Estos espacios contaron con la participación de expertos y expertas en la materia. De igual manera, la Línea acompañó técnicamente la formulación de dos Planes Integrales de Seguridad y Convivencia Ciudadana (PISCC) en Villavicencio y Fusagasugá, generando un aporte en materia de incidencia con un enfoque progresista de la seguridad.


Durante los últimos años también hemos producido informes de investigación y análisis con relación a la seguridad y la convivencia ciudadana en los mencionados centros urbanos priorizados, muestra de ello ha sido la presentación de varios de nuestros informes como por ejemplo el Informe “Seguridad Ciudadana y COVID-19. Mutaciones del delito en las capitales de Colombia”, en el que exploramos esas transformaciones que vivió el delito durante el confinamiento; o nuestro informe “La delincuencia organizada en aglomeraciones urbanas”, en el que se presenta la forma en la que actúan este tipo de organizaciones en cinco áreas metropolitanas del país; o nuestro informe “Vivir sin miedo, balance de violencias basadas en género”, en el que exponemos el comportamiento de los delitos sexuales en el primer semestre de 2022. Por otra parte, recientemente presentamos nuestro informe “Balance de convivencia y seguridad ciudadana, informe comparativo del primer semestre de 2021-2022”, haciendo seguimiento a las cifras de los delitos de alto impacto en Colombia; finalmente, nuestro más reciente informe “La ciberseguridad después de la pandemia: una mirada a los delitos informáticos en Colombia”, asumiendo el ciberespacio como un entorno vulnerable para la ciudadanía. También hacemos seguimiento y monitoreo a diversos hechos que afectan la convivencia y la seguridad, relacionados con el acoso en los colegios, la relación entre migración y seguridad o el comportamiento de la visión alrededor de la institucionalidad policial y lo relacionado con sus cambios y reformas, lo mismo hacemos ante los hechos de protesta y manifestaciones sociales.


El hecho de mantener información estadística y de seguimiento actualizada sobre los fenómenos que afectan la convivencia y la seguridad ciudadana ha permitido que Pares se convierta en un actor relevante para la comprensión de situaciones diversas que deben ser analizadas y tenidas en cuenta por las administraciones públicas.


Dejar en evidencia la presencia de Grupos de Delincuencia Común Organizada (GDCO) o Grupos Armados Organizados (GAO) en las grandes ciudades representa un alto riesgo para la Fundación, sin embargo es necesario contribuir al conocimiento colectivo para generar opinión al respecto y la demanda de actuaciones por parte de las autoridades.


Adicionalmente, la Línea ha liderado procesos relacionados con el diseño e implementación de estrategias de cultura ciudadana e investigación frente al fenómeno migratorio y la consecuente xenofobia que se vive particularmente en la ciudad de Bogotá, consolidando acercamientos con cerca de 30 organizaciones de la sociedad civil cuyos fines misionales se orientan a la atención y acompañamiento de migrantes venezolanos provenientes de los flujos migratorios mixtos. En estos procesos Pares ha impactado cerca de 300 personas en los últimos dos años, convirtiéndonos en un referente distrital que busca generar condiciones de integración óptima de la población migrante venezolana.