top of page
  • Redacción Pares

Movilización pacífica estudiantil en todo el país

Por: Redacción Pares


El nuevo llamado a las calles lo hicieron los universitario para hoy, jueves 10 de octubre, y esta esta vez fue convocada en el resto del territorio nacional y no solo en Bogotá. Voceros de los estudiantes insisten en que este nuevo llamado se da a raíz de los desmanes ocurridos durante las manifestaciones de las universidades Distrital, Pedagógica, Javeriana y Nacional en Bogotá, y la Universidad del Norte en el Atlántico, así como la falta de garantías del derecho a la protesta. La defensa de la autonomía universitaria, contra la corrupción en las instituciones educativas y la protesta pacífica por la defensa de la educación con financiación son las tres consignas de este jueves.

Según lo ha señalado en medios de comunicación Jenifer Pedraza, vocera estudiantil “Protestamos por la poca cobertura en educación de las instituciones de Educación Superior y la garantía de seguridad en las movilizaciones estudiantiles. El gobierno aún no ha hecho mucho, porque desde que se creó la Comisión Permanente de Derechos Humanos del sector educativo para contrarrestar la represión del Esmad no se ha tenido solución sobre estos aspectos. Podemos decir que faltan 600 mil millones que se habían comprometido por parte del ministerio.”


Por su parte, la ministra de Educación, María Victoria Angulo respondió y aseguró que sí se ha cumplido todo los pactado en octubre de 2018.


“Se han llevado a cabo acuerdos con recursos asignados a la inversión, la infraestructura y el fortalecimiento de competencias científicas. Se han trabajado iniciativas de proyectos que le dan nuevas oportunidades a la Educación Superior pública, entre ellos, la creación de 62 espacios colectivos” indicó.


En las marchas también participará la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), pues consideran que el sistema educativo «requiere una reforma estructural que permita financiar y superar la crisis y la asfixia presupuestal sistemática» a la que han sometido diferentes gobiernos.



La protesta social es un pilar de la democracia


La protesta o movilización social es un derecho fundamental que se desprende del derecho a la libertad de expresión y reunión, tal como lo contemplan la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación. Sin embargo, en el contexto colombiano queda en entredicho si esos pactos se cumplen a cabalidad, puesto que, el uso de la fuerza en la mayoría de las movilizaciones que empiezan siendo pacíficas, terminan en choques entre las partes.


La protesta social, las personas marchando en la calle, explica Ariel Ávila, subdirector de Pares, son tal vez, uno de los signos que mejor muestra la salud de una democracia. Es un derecho en cualquier democracia, y como derecho se puede ejercer cuando una persona o colectivo lo decida, eso no los hace ni buenos, ni malos, los hace ciudadanos. La protesta social es legal y legítima en la democracia, es en modelos autoritarios donde no se puede protestar.


El problema de estos regímenes demócrata-autoritarios es que utilizan un discurso del miedo eficiente y, por ende, la destrucción lenta de la democracia no se ve o no se percibe. Esos analistas, opinadores y políticos que dicen ser demócratas y lo primero que hacen es atacar el ejercicio democrático son los más peligrosos.


«Así son las democracias, con protesta social, y al que no le guste se puede ir a vivir a a un país autoritario, de hecho, hay unos cuantos bastante cerca.» enfatiza Ávila.

bottom of page