Miopía electoral: ¿Qué tanto la hemos superado?