Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad

Línea Democracia y Gobernabilidad


Es politóloga de la Universidad de Los Andes y cuenta con un máster en planeación y gestión del desarrollo sostenible de la Universidad de StellenBosch, Sudáfrica. Su vida política inició como activista por el ambiente y su llegada al Polo Democrático Alternativo en 2006, tras haber conocido a políticos de izquierda exiliados en Holanda y conformar los grupos del Polo en Europa.

Luego de terminar su máster, fue consultora en desarrollo sostenible en Shell Global Solutions International, donde pudo conocer los procesos de generación de energías y las opciones y oportunidades de energías renovables. Al retornar a Colombia, fue consultora en temas ambientales en varias entidades y, para 2010, hizo parte del equipo programático de la primera candidatura presidencial de Gustavo Petro.


Después hizo parte de Progresistas, movimiento por el que Gustavo Petro fue elegido alcalde de Bogotá en 2012. Durante esta alcaldía, Susana Muhamad fue secretaria de medio ambiente y secretaria general, donde adelantó y desarrolló el Plan de Cambio Climático de Bogotá. También estuvo a la vanguardia de la introducción de los buses híbridos dentro del sistema de transporte público, como el cambio de algunos buses de Transmilenio antiguos por buses eléctricos. En su paso por la Secretaría de Ambiente impulsó una política pública de protección de humedades y creó el Fondo para la Gestión del Riesgo y Cambio Climático, el Instituto de Gestión del Riesgo y Cambio Climático, entre otros.


Luego de ocupar estos cargos en la Alcaldía de Bogotá, Susana Muhamad pasó a ser la vicepresidenta de la Junta Directiva de la Coordinación Nacional de la Colombia Humana y en las elecciones legislativas de 2018 fue parte de la lista abierta al Senado de Decentes, pero no alcanzó la curul.


Así, en 2019 aspiró al Concejo de Bogotá por la lista de la Bogotá Humana, quedando elegida y, aunque tuvo problemas para posesionarse, debido a un problema en el conteo de votos, pudo quedarse en el cargo tras la renuncia de varios de sus compañeros y se mantuvo en este cargo hasta su nombramiento como encargada del equipo de empalme del gobierno entrante en el Ministerio de Ambiente.


Susana Muhamad es la punta de lanza de Gustavo Petro en su propuesta de generación de energías limpias y la lucha contra el cambio climático. Por la antigüedad de su cercanía política, Muhamad es del equipo de confianza del presidente electo para todo lo relacionado a los temas ambientales y, sin duda, tendrá que liderar desde el ministerio las reformas que se propusieron en campaña.

Las políticas que continúan y las que no

Tras el proceso de empalme y su respectivo informe, las tres políticas del gobierno de Iván Duque alineadas con el de Gustavo Petro (semáforo verde) en materia de medio ambiente son:

  1. En el marco de instituciones ambientales modernas, apropiación social de la biodiversidad y manejo efectivo de los conflictos socioambientales, se destaca la estrategia integral de seguimiento de licencias ambientales 2020-2030 (Resolución 2121 de 2020), ya que optimiza el seguimiento a las licencias. A ello se suma la estrategia de presencia territorial de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), que ha ampliado la presencia de la Autoridad en el país y ha mejorado el relacionamiento con los actores locales.

  2. La mesa de diálogo entre campesinos y Parques Nacionales Naturales en el marco de la Estrategia de Uso, Ocupación y Tenencia (UOT). Se fortalecerán mesas de diálogo como la que existe en la serranía de La Macarena.

  3. En materia de conocimiento y prevención para la gestión del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático, se destaca la cuantificación de emisiones de gases de efecto invernadero GEI (BUR 3). En especial, teniendo en cuenta los mercados de carbono y la estrategia de generación de cadenas de valor de negocios verdes con Mincomercio y Minagricultura.

Por su parte, las políticas que el gobierno de Gustavo Petro no continuará, porque no van acorde con su proyecto político (semáforo rojo) son:

  1. La expedición de la regulación para seguir desarrollando fuentes no convencionales de energía, enfocado a los yacimientos no convencionales de hidrocarburos en Colombia. De esta forma, los pilotos de fracking realizados en el Magdalena Medio no tendría un desarrollo y se buscaría su suspensión.

  2. La Estrategia Nacional de Restauración, dándole una resolución a las transferencias realizadas para la meta de siembra y mantenimiento de 180 millones de árboles en 2021. A esto se le suma la Operación Artemisa, que adoptó la militarización como modelo de comando y control en la gestión de conservación, porque genera daños socio ambientales y no contribuye a la consolidación de la paz con la población y la naturaleza, mientras promueve el control territorial por parte de actores ilegales para el desarrollo de economías ilícitas.

  3. Si bien continuarán las mesas de diálogos, la Estrategia de Uso, Ocupación y Tenencia (UOT) no seguirá porque no resuelve los problemas de ocupación en áreas protegidas, que las comunidades que las ocupan puedan acceder a tierras o servicios básicos, ni se utilizan instrumentos establecidos en el Acuerdo de Paz. De la mano de esta última, tampoco seguirá la Resolución No.00007067, que estableció medidas para cancelar el Registro Sanitario de Predio Pecuario (RSPP) de los predios que desarrollen su actividad ganadera de bovinos y/o bufalinos en zonas protegidas o Parques Naturales. Esto último, porque la resolución tiene falta de claridad sobre los límites de algunos parques y tampoco ofrece alternativas a las familias afectadas.