Militares y policías acuden a la JEP como víctimas del conflicto