Mi columna 15

Por: María Victoria Ramírez M. Columnista Pares.


Tengo un nudo en el pecho

Lo tengo hace 20 años

No me miras, no me tocas, no me escuchas

A París llevé un pijama de satín rojo que no estrené

No hicimos el amor en París

Cuando finalmente dejé mi argolla matrimonial sobre la cama,

Dijiste haberlo entendido.

De tu lengua bestial brotó fuego

Nos quemaste, a mí y a nuestro crío.

Existe una maldición milenaria sobre el que intenta romper el vínculo filial:

“La infertilidad transmisible”

Poema sin título de la escritora Maj Llawöjs.