Mercados para población vulnerable: un botín político

Por: Natalia Aguilar Salas. Colaboradora Pares.


En estas últimas semanas el país se ha visto conmocionado por la situación extrema de pobreza y vulnerabilidad que afrontan varios departamentos, ciudades y poblaciones específicas. Es un hecho que ya no se puede ocultar en medio del delicado momento que afrontan los países a nivel mundial, además de esto se ha reflejado la avaricia de muchos tratando de aprovechar la coyuntura para sacar provecho de las formas más escabrosas.


La pobreza multidimensional se refleja de la siguiente forma en el país, el 19,6% de la población se encuentra dentro de este indicador, los municipios más afectados son Guainía con 65%, Guajira con 51,4%, Chocó con 45,1%, Norte de Santander con 31,5% y Caquetá con 28,7%.


Por otra parte Transparency International, una ONG dedicada a investigar la percepción sobre la corrupción a nivel mundial, donde 0 representa los países con niveles más altos de corrupción y 100 los países con mayores niveles de transparencia le otorgó a Colombia durante el 2019 un puntaje de 37/100, y un rango de 96 sobre el total de 180 países; lo cual deja muy mal posicionado al país.


Sin embargo esto no es algo sorprendente, sobre todo cuando no dejan de presentarse noticias que corroboran la falta de control y la cantidad de personas inescrupulosas que no dudan de beneficiarse por medio de artimañas corruptas. Los casos que más han sorprendido durante el aislamiento obligatorio o cuarentena, son los casos de irregularidades en la entrega y costos de mercados para beneficiar a la