Me reuní con el procurador para hablar de paz

Foto de PGN


Después de Uribe el procurador Alejandro Ordóñez ha sido el mayor crítico de las negociaciones de paz que adelanta el gobierno nacional con las FARC. Incisivo. Punzante. Cada semana carga contra las conversaciones de La Habana. Acudió incluso a La Haya, a la Corte Penal Internacional, para advertir de un posible pacto de impunidad en esas negociaciones. Lo ha hecho desde la alta investidura de jefe del Ministerio Público. Lo ha hecho a sabiendas del gran impacto de sus palabras en importantes sectores de la opinión nacional.

Por eso acepté sin pensarlo la invitación a su despacho para hablar de un ‘pacto para la paz’. Una idea que ha expuesto en varios foros en las últimas semanas. Quería saber los detalles de la propuesta. Quería comprender el cambio de actitud del procurador. Quería mirar la posibilidad de ayudar para que este ‘pacto’ salga adelante. Me dijo cosas muy interesantes y valiosas, les cuento algunas a los lectores:

–La firma del acuerdo con las FARC es ahora irreversible.

–Pero firmar un acuerdo de terminación del conflicto es menos difícil que lograr la reconciliación. ¿Cuántas veces en nuestros 200 años de vida republicana se ha convenido el final de las hostilidades? Muchas veces y muchas veces se han vuelto a tomar las armas para reanudar la violencia.

–Si se va a firmar un acuerdo con las FARC se debe aprender de las experiencias del pasado.