Los botes del río Meta ¿otro tropiezo con la misma piedra?