Los bandidos y la impunidad, bandidos defendiendo bandidos



Parece absurdo que el país hubiera caído en la trampa, pero lo que está pasando en el Congreso de la República con la Jurisdicción Especial para la Paz, o JEP, parece un chiste contado en dos tiempos. La explicación es la siguiente:

1. Públicamente Cambio Radical y el Centro Democrático dicen no apoyar la JEP debido a que promueve la impunidad, sin embargo, en el Congreso de la República lo que hacen es proteger bandidos y responsables de crímenes internacionales y hacen todo tipo de maniobras para excluir los famosos “terceros” de la JEP. Los terceros son personas civiles que cometieron crímenes y tienen responsabilidades que explicar ante la Justicia. Dicen que el modelo trae impunidad -lo cual es falso-, y por debajo de la mesa, lo que hacen es promover esa impunidad que aseguran combatir.

2. La otra parte del chiste está en que se acusa a la JEP de traer impunidad, pero lo cierto es que este modelo trae tanta justicia, que prefieren que todo se haga por la justicia ordinaria donde sí hay mucha impunidad.

Las columnas del exministro Henao y del candidato Duque, el primero de Cambio Radical y el segundo del Centro Democrático, dejan ver estas dos posturas. El tema de fondo, como le he expresado en dos columnas anteriores, es que casi la totalidad de las 7 millones de hectáreas despojadas a campesinos quedaron en manos de políticos o empresarios, personas que hoy están en la legalidad y en cargos o puestos de poder político, a todos ellos se les llama terceros. El exmagistrado Pretelt, el Fondo Ganadero de Córdoba o el reciente escándalo de Mauricio Lizcano dejan ver esto. La tierra quedó en manos de gente que sabe que si hay proceso de paz le tocará decir la verdad y devolver lo que se robó.

Adicionalmente, la tierra despojada no terminó en manos de terceros por casualidades o carambolas de la vida. Todo parece indicar que hubo zonas donde, más que consecuencias no esperadas, fue una estrategia sistemática de despojo. A muchos campesinos se les acusaba de ser auxiliadores de grupos armados ilegales y con esto, luego llegaban a masacrarlos y desplazarlos. Frases como “me v