top of page

Lo que hay que saber sobre el Ministerio de la Igualdad y la Equidad

Por: Camilo Díaz Suárez, investigador nacional

Línea de Democracia y Gobernabilidad


El día de hoy, 18 de octubre, el gobierno de Gustavo Petro presentó ante el Congreso de la República el proyecto de ley mediante el cual se crea el Ministerio de la Igual y la Equidad. Siguiendo lo prometido en campaña, se radicó en un contexto de agenda legislativa apretada.


Como fue planteado en el Programa de Gobierno durante la campaña presidencial de Gustavo Petro, se radicó el proyecto de ley para la creación del Ministerio de la Igualdad y la Equidad. En campaña, el ministerio se planteó “con el fin de articular todas las políticas para el empoderamiento integral de las mujeres, las diversidades de género y orientación sexual, generacionales, étnicas y regionales en Colombia”.


Sin profundizar el programa en sus funciones, más allá de dictar que el ministerio debería garantizar las condiciones de igualdad de las poblaciones en situación y condición de derechos, algunos cambios en la ‘altas consejerías’ y en las funciones de la Vicepresidencia han dado línea sobre las funciones que tendrá el Ministerio de la Igualdad y la Equidad, mientras se aprueba su creación en el Congreso.


¿Qué hará el Ministerio de la Igualdad?


Mediante el Decreto 1874 del 9 de septiembre del 2022, el presidente Gustavo Petro le confirió a la Vicepresidencia una serie de funciones que, mientras entra en funcionamiento el Ministerio de la Igualdad, tendrá con el mismo propósito. En su primer artículo dicta que tendrá la misión de la coordinación interinstitucional e intersectorial para desarrollar, ejecutar e implementar políticas públicas para garantizar el derecho a la igualdad, bajo los principios de no discriminación ni regresividad.


Así, la Vicepresidencia tiene la misión de coordinar los el diseño de políticas, planes, programas y demás asuntos que promuevan la igualdad de género para las mujeres y creen un entorno para que puedan ejercer sus derechos humanos; para poblaciones diversas LGBTIQ+; y para personas en condición de discapacidad.


Además de esa asignación de funciones, la Presidencia de la República, por medio del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (Dapre), realizó una serie de cambios para eliminar y reformar las altas consejerías que existían hasta ahora. Aparte de cambiarle el nombre a ‘Consejerías de la Presidencia’, entre los cambios está la aparición de la Consejería de la Mujer, que sería de carácter temporal, para ser posteriormente integrada al Ministerio de la Igualdad y la Equidad.


Con base a ello, el ministerio tendrá como gran objetivo “formular, adoptar, dirigir, coordinar y ejecutar las políticas, planes, programas, proyectos y medidas, para promover la eliminación de las desigualdades económicas, políticas y sociales; impulsar el goce del derecho a la igualdad; el cumplimiento de los principios de no discriminación y no regresividad; la defensa de los sujetos de especial protección constitucional y de grupos discriminados o marginados”.


Además, se ha señalado que a nivel específico, son 4 grandes desafíos los que tiene el Ministerio de la Igualdad y la Equidad: 1. Lograr igualdad salarial entre el hombre y la mujer; 2. reconocer el tiempo de trabajo en el hogar válido para la pensión; 3. ingreso vital: medio salario mínimo, a la madre cabeza de familia; 4. hacer en la reforma agraria y en la economía popular a la mujer como titular de propiedad y como sujeto de crédito de fomento para emprender.


Sumado a ello, los temas que quedarán a cargo del Ministerio son: Mujeres en todas sus diversidades; población LGBTIQ+; pueblos afrodescendientes, negros, raizales, palenqueros, indígenas y Rrom; campesinos y campesinas; niños y niñas, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores; miembros de hogares en situación de pobreza y pobreza extrema; víctimas de todas las violencias y la inequidad; personas en situación de discapacidad; habitantes de calle; y migrantes.


¿Cómo será su trámite en el Congreso?


Tras ser radicado en la Secretaría del Senado, el proyecto deberá pasar a ser discutido en las Comisiones Primeras de Senado y Cámara de Representantes, al ser las encargadas de, entre otros, asuntos de estructura y organización de la administración nacional central.

Allí, en cada corporación deberá ser aprobado el proyecto de ley, para pasar a sus respectivas plenarias. A priori, el proyecto parece ir con buen rumbo, toda vez que las Comisiones Primeras están integradas, en su totalidad, por partidos de gobierno. Si bien como se ha podido ver con la Reforma Tributaria no es un apoyo ciego, el hecho de esta composición ya establece un buen punto de partida para su aprobación.





Elaborado por: Línea de Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz y Reconciliación.

En caso de ser aprobada en Comisiones Primeras, el proyecto debe pasar a ser discutido en las plenarias de Senado y Cámara de Representantes, donde, de nuevo, hay una mayoría de partidos de gobierno. Así, el proyecto de ley debe enfrentarse a un total de 4 debates, previo a su sanción presidencial, en una misma legislatura.


Para ello, debe ser prioritario en la agenda del Congreso, para que, por tiempos, alcance a ser discutido y no sea archivado por falta de discusión.


¿Cuáles son sus principales cuestionamientos?


Pese a que en muchos sectores se ha celebrado el proyecto como un avance en muchos aspectos sobre la desigualdad, desde otros, encabezados por la oposición del Centro Democrático, se cuestionan los costos que implica la creación de un ministerio.


Como han sostenido diversos medios y algunos políticos como María Fernanda Cabal, la creación del Ministerio de la Igualdad y la Equidad puede llegar a tener un costo de $100 mil millones de pesos, mientras la Consejería Presidencial para la Mujer maneja un presupuesto de poco más de $1.147 millones. Esto cobra especial relevancia en un contexto de alta inflación y desaceleración económica.


En adición a ello, se cuestiona las implicaciones de ampliar la burocracia para tratar los temas que quedan a cargo del Ministerio de la Igualdad y la Equidad. De todas formas, de fondo las objeciones son menores y se restringen más a la forma.


Con ello en mente, el proyecto de ley para la creación del Ministerio de la Igualdad y la Equidad cumple con la promesa de campaña del presidente Gustavo Petro y tiene como objeto el formular, adoptar, dirigir, coordinar y ejecutar las políticas, planes, programas, proyectos y medidas que garanticen la igualdad de poblaciones tradicionalmente afectadas por la desigualdad. Aunque hay y habrá cuestionamientos, por la composición de las Comisiones Primeras y el Senado y la Cámara de Representantes, se augura un buen futuro a la aprobación de la creación del Ministerio de la Igualdad y la Equidad.

Commentaires


bottom of page