Las y los jóvenes luchan por abrir puertas