Las «realidades brutales» de Buenaventura