Las mujeres abanderan la lucha contra el uribismo

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


Hoy, la defensa de la paz en Colombia la encarnan las mujeres; esto en el marco de un ataque indiscriminado y a varias bandas desde las toldas del uribismo.


Con las últimas disposiciones del Presidente frente a la Ley Estatuaria de la Jurisdicción Especial para la Paz, se ha generado una articulación entre la oposición de izquierda, que históricamente estuvo marginada, pero que hoy se erige como vital, con una oposición que nace de los partidos y las élites tradicionales.


Mujeres lideran la defensa de la paz


En este sentido, esta nueva avanzada de la oposición tiene un nuevo rostro que es un grupo de mujeres muy importantes en su lucha por cuidar la implementación del Acuerdo de Paz.

Nombres como los de Juanita Goebertus, María José Pizarro, Angela María Robledo, Aída Avella abanderan las voluntades de quienes le apuestan a una paz estable y duradera.


Otro de los grandes actores ha sido la protesta. La andanada del Gobierno contra la implementación ha hecho que, como hace dos años, la sociedad civil salga a las calles a defender la vida y rechazar cualquier tipo de violencia. De esta forma, se ha fortalecido la oposición que le ha plantado disputa y la mantendrá en el Congreso.


Una oposición que vela por los intereses de la sociedad


Para León Valencia, director de PARES, nunca dentro de las élites colombianas se había configurado una oposición seria que generara un contrapoder para velar por los intereses de la sociedad civil.


En este momento los temas que lidera la oposición tienen que ver con la JEP, el Plan Nacional de Desarrollo, la controversia con el tema de Venezuela, los distintos paros y la crítica de frente a la violencia que ha retornado o que no se fue de los territorios.


Para Valencia, será de vital importancia que el proyecto continúe siendo un proyecto ideológico y político para enfrentar las distintas formas en las que al uribismo, durante estos ocho meses de Duque, se le han planteado restructuraciones unilaterales.


Las instancias del congreso van a ser cruciales y ese bloque sin desarticularse podrá velar por el devenir del país.


Protesta social, un actor definitivo


Según el director de PARES, es un hecho bien establecido que durante el gobierno de Duque la protesta social ha sido un actor definitivo, como es el caso actual de la Minga por la Vida que se adelanta en el departamento del Cauca.


También señala la importancia del esfuerzo hecho por el Paro Nacional Estudiantil que, de alguna forma, puso a prueba la forma en el Presidente se relaciona con los llamados populares.

Todo este caldo de cultivo, producto de un país que se encuentra en varios sectores en crisis y que en materia de derechos humanos está atravesando un recrudecimiento de la violencia contra los y las líderes sociales.


Estos factores han puesto a la sociedad a manifestarse y han generado que se visibilicen errores en el proceder por parte del Gobierno Nacional.


Uribismo se aleja de una sociedad que ha cambiado


De esta forma, Duque y el uribismo en general se han alejado del llamado del pueblo colombiano y su accionar demuestra una falta de entendimiento de una sociedad civil que ha cambiado, señala el analista.


Por el contrario, la oposición se ha articulado con el sentir de los colombianos y eso se ha visto reflejado en las marchas.


Ante el silencio del Gobierno Nacional, estas mujeres líderes, y la oposición en general, sí han sido capaces de conseguir interlocución con la comunidad internacional quien, entre otras cosas, ha alertado sobre la difícil situación que atraviesa Colombia en materia de derechos humanos y el incumplimiento al Acuerdo de Paz.


En suma, hay un nuevo mapa político que lo protagoniza una oposición que es capaz de unirse y que le hace frente al sectarismo.