Las masacres de 2021 en Colombia, un regreso al horror