top of page

Las juventudes de Buenaventura inician veeduría al CAIJU

Por: Oficina Pares Pacífico


El pasado 27 de febrero diversas organizaciones juveniles de Buenaventura inscribieron la veeduría ciudadana denominada “Comité Juvenil: nos la jugamos por el CAIJU” para hacer control, vigilancia y seguimiento a la ejecución del proyecto de mejoramiento y dotación del Centro de Atención Integral a la Juventud (CAIJU) del distrito de Buenaventura. Este espacio es de vital importancia porque, como su nombre lo indica, es para el uso prioritario de los y las jóvenes que se han visto atrapadas por las guerras en los últimos años y carecen de diversificación de escenarios para la realización de su ser.


Este centro de atención, que fue una donación del Ejército Sur de los Estados Unidos, lleva más una década esperando ser un espacio en que finalmente la juventud de Buenaventura pueda converger, desarrollarse y promoverse. Durante los últimos diez años, varios pronunciamientos y manifestaciones se han desarrollado por parte de los jóvenes en el CAIJU, pidiendo se recupere este espacio tan importante que se ha usado para otros fines y que en muchos casos no ha tenido dolientes desde la institucionalidad. En la actualidad, la juventud bonaverense desde diferentes liderazgos abanderan este proceso para hacer veeduría ciudadana a la ejecución de este proyecto que han esperado por años.

El CAIJU de Buenaventura fue una donación del Ejército Sur de los Estados Unidos. Foto: Pares

Los problemas ya conocidos de corrupción en Buenaventura hacen que este tipo de iniciativas cobren especial relevancia, pues buscan que las pocas obras de inversión que se realizan culminen satisfactoriamente y no se repita lo sucedido con la sede del SENA y la Casa de la Cultura, por dar un par de ejemplos, que llevan más de 5 años en construcción y se desconocen sus fechas de terminación. Por ello, en el último año se han constituidos veedurías para la adecuación de la vía Simón Bolívar, la remodelación del Estadio Marino Klinger y la más reciente: el mejoramiento del CAIJU.


Nace la veeduría juvenil


Para la conformación de la veeduría se realizó una asamblea el 22 de febrero, para ello, inicialmente se realizó una amplia convocatoria al subsistema de participación juvenil. Del espacio participaron algunos consejeros locales de juventudes de las localidades 1 y 2; la Plataforma Distrital de Juventud que opera en el distrito; los y las jóvenes que usan con regularidad las instalaciones del CAIJU, ya sea para actividades deportivas, artísticas u organizativas; organizaciones juveniles; organizaciones de la sociedad civil que trabajan temas de juventud o vienen trabajando con esta población; y el acompañamiento técnico y logístico del programa Activa Buenaventura y la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) con su oficina Pacífico como socia local del Programa Juntos por la transparencia de USAID.


De ahí se constituyó la veeduría “Comité Juvenil: nos la jugamos por el CAIJU” de acuerdo a los lineamientos de las leyes 850 de 2003 y 1757 de 2015. Que posteriormente fue inscrita en las oficinas de la Personería para hacer control, vigilancia y seguimiento a cada una de las actividades y etapas contenidas en la ejecución del contrato No. MC-014-2022 ejecutado por la Asociación de Municipios Unidos Del Sur De Antioquia (MUSA) y la contratista Loraine Ximena Ferrin Viafara, con una vigencia de 9 meses.

A la derecha el director distrital de planeación de Buenaventura, Harold Satizábal, el día de la presentación del proyecto de veeduría “Comité Juvenil: nos la jugamos por el CAIJU”. Foto: Pares

¿Cuál es el alcance del proyecto del CAIJU?

El CAIJU es un escenario de encuentro, articulación, coordinación e interlocución de las juventudes, en cabeza de alrededor de cien organizaciones juveniles que se encuentran adscritas a la Plataforma Distrital de Juventud, la cual es un escenario de participación ciudadana juvenil establecida por la ley estatutaria 1622 de 2013, modificada por la ley estatutaria 1885 de 2018.


De acuerdo con información de la Alcaldía Distrital: “en años anteriores, el espacio del CAIJU fue utilizado como albergue para familias víctimas del conflicto armado de la comunidad indígena Chagpien. En diciembre de 2020, la administración actual de la Buenaventura con Dignidad, logra, en conjunto con la Unidad para las Víctimas y la Gobernación del Valle, el retorno a su territorio de las familias desplazadas y la reintegración local de otras que se encontraban en este lugar dejando el sitio disponible para su adecuación”.


Debido al estado deteriorado del lugar y las constantes exigencias por parte de los jóvenes, se tomó la decisión de realizar su adecuación y dotación. A través del Decreto 2095 de noviembre de 2022 se viabiliza, prioriza y aprueba el proyecto de mejoramiento de las instalaciones. Inicialmente, el presupuesto destinado era de 500 millones para mantenimiento, pero luego de un diagnóstico preliminar y reuniones con colectivos juveniles quedó establecido un valor de 1.250 millones, incluyendo dotación, para un total 1.575 millones de pesos colombianos.


Las principales intervenciones y mejoras para el CAIJU son:

  • Recuperación y dotación de cuatro salones multiuso, con aire acondicionado, televisión de 70’’, sonido y micrófono.

  • Oficina administrativa con sistema de 12 cámaras de circuito cerrado de televisión, y mobiliario.

  • Cambio total de baterías sanitarias cumpliendo la norma para personas con movilidad reducida.

  • Cambio total y ampliación de pisos en cerámica antideslizante.

  • Estucado y pintura de acabado.

  • Recuperación de cocina y comedor tipo cafería.

  • Recuperación y mejoramiento de encerramiento en malla eslabonada con concertina de seguridad.

  • Recuperación de piso y dotación de cancha múltiple.

  • Construcción de canal para agua lluvia en perímetro de la cancha múltiple.

  • Cambio y ampliación de cubierta.

  • Diseño eléctrico con iluminación led en salones, cocina, baños, pasillos y cancha, cumpliendo normatividad RETIE.

  • Recuperación y dotación de caseta de vigilancia y puerta de ingreso.

  • Reparación y mejoramiento de sistema de canalizado de agua lluvia.

  • Recuperación de espacios de esparcimiento, plazoleta para prácticas culturales.

  • Cuatrocientas sillas plásticas tipo rimax, 30 mesas plegables tipo banquete, cinco computadores portátiles tipo empresarial, extintores, camillas y señalización de seguridad.

  • Recuperación de zonas verdes.


Debido al estado deteriorado del lugar y las constantes exigencias por parte de los jóvenes, se tomó la decisión de realizar su adecuación y dotación. Foto: Pares

La juventud está expectante


La necesidad más inmediata es obtener rápidamente la resolución por parte de la Personería, debido a que los trabajos de mejoramiento ya iniciaron desde hace un mes. Una vez conseguida la resolución, los jóvenes quieren “empezar a fortalecer los aprendizajes a través de módulos pedagógicos para hacer un buen desarrollo de nuestra veeduría, conocer otros lineamientos”, según contó uno de sus integrantes a Pares Pacífico. De acuerdo a lo expresado, es un compromiso que adquirieron con los acompañantes técnicos (Activa Buenaventura y la Fundación Pares).


Sobre el proceso de veeduría como tal, el entrevistado manifiesta que:


“Yo creo que el proceso va a ser un proceso muy ameno, creo que la veeduría va a crecer, será un proceso íntegro. Los jóvenes están muy interesados en el espacio porque ha sido una lucha desde hace muchos años por la remodelación y adecuación, entonces, creo que los jóvenes van a ser más partícipes tanto de este proceso como del buen uso del CAIJU. Estaremos pendientes.”


Dado los múltiples casos de corrupción que ya se conocen en Buenaventura, la confianza de la ciudadanía con relación al desarrollo de este tipo de proyectos es grande. Sin embargo, parte de las reflexiones que surgieron en el diálogo sobre la conformación de la veeduría al CAIJU tiene que ver con la importancia de generar nuevas formas de interacción frente al control y seguimiento a la obra. En ese sentido, se espera que la veeduría a desarrollar no sea solamente una herramienta para “vigilar que no se roben los recursos”, sino sobre todo para que en el marco de la comunicación y el derecho se cumpla lo estipulado, se respeten los procedimientos y se garantice el goce pleno de la participación ciudadana.


Finalmente, la veeduría sigue siendo un proceso en constante construcción, está abierta, con el propósito de que más jóvenes u organizaciones puedan sumarse o acompañarla integrando. Se hace el llamado para quienes quieran ser parte, las puertas están abiertas.

Kommentare


bottom of page