La segunda vuelta en las grandes ciudades: un golpe a la democracia.