La responsabilidad de Ordóñez y Uribe



El Centro Democrático y Ordóñez promovieron el No y lo ganaron en las urnas, por pocos votos, pero ganaron y así es la democracia; se gana con un voto y punto. De tal forma que tanto Gobierno Nacional como las FARC y los del Sí deben aceptarlo. La forma de cómo ganó el No es otra discusión y es a lo que me dedicare en este escrito.

Los del No se basaron en tres premisas para ganar. Primero en una renegociación del tema de cárcel para las FARC, la No participación política para la guerrilla y el No al Fondo de Tierras. De hecho, este último tema no es público, pero los financiadores del No como sectores de FEDEGAN lo pidieron. Incluso, hay quienes dicen que el tema de tierras es el verdadero inamovible para el Uribismo.

Segundo, la otra carta de batalla del No fue el tema de lo que ellos denominaron “ideología de género”. Esta frase aglutina la inconformidad contra una cartilla del Ministerio de Educación sobre el tema de educación sexual, cartilla que nada tiene que ver con el proceso de La Habana; un reaccionismo religioso frente al avance de los derechos de la mujer y minorías sexuales asuntos que tampoco se relacionan con el proceso de paz pero que las comunidades religiosas ven como libertinaje cuando es una avance social que ha costado mucha sangre; y también aglutina, la intención de combatir la iniciativa de los acuerdos de paz de dar una garantía a la mujer víctima en el proceso de reestablecimiento de derechos. No debe olvidarse, que la mayoría de las víctimas son mujeres cabeza de hogar y muchas de ellas cargan con varios hechos victimizantes. Así las cosas la “ideología de género” no fue más que un sofisma que utilizaron los del No para cautivar desprevenidos.

Lo tercero en lo que se basar