La reelección de Mario Castaño pende de un hilo

Por: Línea Democracia y Gobernabilidad


A una semana de elegir un nuevo Congreso, la Fiscalía compulsó copias a la Corte Suprema de Justicia para que se investigue la presunta existencia de un entramado de corrupción liderado por el hoy candidato y senador caldense Mario Castaño.


Aunque las investigaciones son todavía prematuras, el CTI ya adelantó algunas capturas de los implicados que resultan ser personas cercanas al senador Castaño, como algunos miembros de su Unidad de Trabajo Legislativo y contratistas allegados.


Desde hace algún tiempo, la Fundación Paz & Reconciliación -Pares- había señalado al congresista de ser sospechoso de prácticas poco ‘sanas’ en contratación y de tener vínculos con las registradurías vinculadas a Alexander Vega, razones por las que fue considerado como uno de los candidatos cuestionados en el último informe publicado. Aquí un recuento de las investigaciones y escándalos en los que ha estado involucrado el cuestionado senador.


¿Quién es Mario Castaño?


Es oriundo del municipio de Pácora, Caldas. Es contador público de la Universidad de Manizales. Llegó al Congreso como representante a la cámara en 2014 con 26.060 votos y en 2018 dio el salto al Senado con 73.079 votos.


La llegada y el crecimiento político de Castaño en la región caldense se dio de la mano de Ferney Tapasco, diputado y político caldense condenado tras el asesinato del periodista Orlando Sierra Hernández en 2002 y cuyas investigaciones concluyeron en encontrar que Tapasco fue el autor intelectual. Este episodio representó la caída del sector político más tradicional de la colectividad, lo que abrió paso a nuevas y jóvenes figuras en el partido, entre esas, Mario Castaño.


Ya en el Congreso, Castaño lideró importantes proyectos de ley, como el de la Ley 1816 de 2016 “por la cual se fija el régimen propio del monopolio rentístico de licores destilados, se modifica el impuesto al consumo de licores, vinos, aperitivos y similares, y se dictan otras disposiciones”, normativa que está relacionada con la actividad comercial a la que se ha dedicado tras décadas.

También fue presidente de la Comisión Cuarta del Senado en 2019, encargada del manejo presupuestal y sistemas de control fiscal financiero. Fue uno de los primeros senadores en declarar su respaldo al gobierno de Iván Duque.


“Las Castañadas”, controversias del senador y candidato


Han sido diversos episodios polémicos en los que el senador caldense ha estado involucrado. Casos que van desde presuntos hechos de corrupción, compra de votos, constreñimiento al elector o designación de personas como cuotas burocráticas. Parte de estos episodios han sido documentados por Pares, otros han sido denunciados por medios de comunicación, veedurías y organizaciones dedicadas a la investigación. A continuación, una recopilación de estos hechos:


Las denuncias de cuotas burocráticas en la Federación Nacional de Departamentos

Según una investigación de Cuestión Pública, publicada en diciembre de 2021, la empresa multinacional Philip Morris International y la Federación Nacional de Departamentos pactaron un convenio por cerca de $155 millones de dólares que pretendía hacer estudios y brindar apoyo jurídico al FND en asuntos relacionados con contrabando de tabaco y licores.


Sin embargo, según las investigaciones, con los fondos del convenio se habrían pagado salarios en la FND que hacían parte del presunto pago de favores políticos y cuotas burocráticas entre gobernadores y congresistas y algunos de sus familiares o allegados. En total, se habrían firmado cerca de 27 contratos, cuyas sumas ascendían a los $1.950 millones repartidos entre 15 personas con vínculos familiares y de cercanía.


Entre los implicados estaría Albert Gómez Amín, hermano del senador liberal Mauricio Gómez Amín y Manuel Felipe Castaño, hijo del también senador liberal Mario Castaño. Se desconoce si el proceso ha tenido algún avance en materia judicial o si las investigaciones concluyeron con la publicación de la nota.

Tomada de LinkedIn de Manuel Felipe Castaño


Las cuotas políticas en la Registraduría de Alexander Vega


Según un informe de Pares en el que se evidenciaba la adjudicación de las delegaciones de la Registraduría como parte de favores y ventajismo político, se encontró que el senador Mario Castaño también tendría una de esas cuotas asignadas para el departamento de Caldas.

Según el informe, el candidato a ocupar la Registraduría caldense fue José Fernando Mejía Castaño, quien para ese momento gozaba de estrechos vínculos con el senador caldense. José Fernando fue candidato a la Asamblea departamental de Caldas por el Partido Liberal en el 2016, pero los votos conseguidos no fueron suficientes para que se quedara con la curul. Luego del fallido intento, Mejía fue el director del Invama en Manizales, encargado por el alcalde electo José Octavio Cardona León, también respaldado por Mario Castaño.

Foto tomada del informe de Pares

Foto tomada de la página de José Fernando Mejía en Facebook


A la fecha, José Fernando Mejía fue trasladado a la delegación de La Guajira, según publicaciones oficiales de la Registraduría. Desde allí será el encargado de proveer y vigilar el correcto cumplimiento de las elecciones, tanto de los colombianos en territorio nacional, como del puesto de votación instalado en Maicao para que voten los colombianos que residen en Venezuela.

Este es un proceso sobre el que ya recaen cuestionamientos, partiendo de las condiciones en las que pretende darse.


Las Licoreras, la trinchera de Castaño


Desde sus inicios como servidor público, Mario Castaño estuvo vinculado al sector de los licores en Caldas. En 2008 presidió el sindicato de la Licorera, Sintrabecólicas, lugar del que fue expulsado y declarado persona no grata en 2010, sin que hubiera terminado su periodo.


Al parecer, el motivo de la expulsión fue por su cercanía con Carlos Arturo Fehó, el entonces gerente general de la Licorera, investigado y condenado en 2010 por irregularidades en contratación dentro de la misma. Luego del fallo, Fehó estuvo cinco años prófugo de la justicia y fue capturado en Panamá en el 2015. Fue extraditado a Colombia y condenado a cumplir una condena de 6 años y 8 meses. Estuvo en la cárcel La Picota hasta 2018, cuando fue trasladado para estar en casa por cárcel.

Adicionalmente, otros de los implicados en la relación entre Castaño y Fehó resultó ser el exalcalde de Manizales, Octavio Cardona, aliado político de Castaño. Aunque el alcalde en su momento desmintió su relación con el condenado Carlos Fehó, Cardona coincidió laboralmente en la administración de Fehó.


Investigación por compra de votos


A pesar de siempre estar cerca de escándalos, no fue sino hasta 2019 que el senador Castaño estuvo investigado por compra de votos. Tal y como lo registra el Informe de candidatos cuestionados de Pares, la Corte Suprema de Justicia lo investigó por delitos electorales luego de ser acusado de compra de votos por José Máximo Salas Trujillo, un fotógrafo en Tolima que aceptó haber sido cómplice en la compra de los votos. Por este delito el fotógrafo estuvo en prisión 24 meses bajo el delito de corrupción al sufragante en calidad de cómplice. Aunque el fotógrafo sí fue condenado, la investigación contra Castaño se cerró en 2021.


Las declaraciones de las aprobaciones presupuestales


Castaño ha sido una figura política forjada, parcialmente, en las plazas públicas de Caldas. En diversas ocasiones se le ha visto presidiendo bazares y encuentros, con micrófono en mano vociferando denuncias, razones para votar por él o alguno de los suyos y regaños al electorado.

Uno de los momentos captados fue un vídeo en el que queda en evidencia cómo su cercanía con el Gobierno Nacional de Iván Duque le facilitó una aprobación presupuestal para el departamento:

‘ayer el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla me llamó y me dijo: “presidente, el director Nacional de Regalías va a cumplirle a usted y va a cumplirle a Caldas” y ayer a las 8am votó el Gobierno Nacional por orden de Iván Duque, 27mil millones de pesos’


Además, comparó las asignaciones presupuestales hechas por el Gobierno de Juan Manuel Santos versus las hechas por el gobierno de Duque, dando a entender que era su cercanía y simpatía con el Gobierno de Duque lo que permitió que se hiciera la asignación para el departamento.


Según Camilo Enciso, director del Instituto Anticorrupción, dicha asignación de recursos no era más que una muestra de cómo el Gobierno Nacional repartió recursos a las regiones en plena campaña electoral para las elecciones locales de 2019.


Lo último: el presunto desfalco detrás de contratos, licores y subsidios


El pasado viernes 4 de marzo, Semana publicó unos audios recogidos por la Fiscalía en los que se evidenciaría que el senador Castaño, a través de una red de contratación, estaría desviando recursos públicos y haciendo promesas de asignaciones burocráticas como pago de favores.


Presuntamente, el senador habría pactado una concesión con la Empresa Distribuidora del Pacifico Dispac S.A, cuyo director es Jorge Hernán Mesa, excandidato a la alcaldía de Manizales apoyado por Castaño. Uno de los audios revelados hablarían de 15 mil millones para el senador y su equipo en medio de un contrato con la empresa chocoana.


La conversación revelada por Semana sería el relato que Juan Carlos Martínez, odontólogo y asesor de Castaño, le hace a Castaño sobre una charla que tuvo con el gobernador del Chocó sobre la aprobación de unos dineros:


-Cómo es el cuento con el gobernador del Chocó… - Se va a hacer un negocio (…) con licores que eso me deja 15mil a 20mil millones por año - Ah jueputa, ¿y eso por cuánto? - Por 15 años, si sale (…) - ¿Y cómo le fue con eso hermanito? - Bien, y me renovaron el tránsito


Las voces en el audio son de Juan Carlos Martínez, quien le relata a Castaño la conversación que sostuvo con el gobernador del Chocó. En este momento, Martínez es buscado por las autoridades para oficializar su captura.


Esta desviación de dineros representaría un detrimento para las arcas del departamento del Chocó que, según cifras de la Contraloría General, era el departamento más pobre del país para 2021 y dónde la inversión social para población vulnerable no supera más del 1% de asignación en el Plan de Desarrollo.


Además de este trance de dineros, habría un presunto desfalco con los dineros del programa “Sacúdete”, iniciativa del Gobierno Nacional liderada por la primera dama, María Juliana Ruíz que pretende “la consolidación de agentes de transformación para detonar los talentos y habilidades de los jóvenes como activo social y agentes de cambio”.


Otros audios también revelarían cómo Castaño estaría apoyando económicamente otras campañas políticas, como la del candidato a la cámara de representantes por Cauca, César C. Gómez.

Los capturados


En la diligencia adelantada por el Cuerpo Técnico de Investigaciones -CTI- se registró la captura el pasado viernes 4 de marzo de nueve personas cercanas al círculo de Castaño: Lorena Cañón; Santiago Castaño y su hermana, Claudia Marcela Castaño; Alejandro Noreña, Juan Sebastián Vargas, Daniela Ospina, Jeiler Javier Sánchez, Wílmar herrera y Harvis Arturo Rentería. Mientras tanto, las autoridades siguen en búsqueda de Juan Carlos Martínez y John Alexander Sánchez, alias “El Pato”.


La revista Cambio recopiló algunos de los perfiles de los capturados: Lorena Cañón, relacionista pública, habría trabajado para el senador Castaño y para Juliana Márquez, mamá del presidente Iván Duque. El congresista acusado manifestó no conocerla, aunque Lorena registre varios contratos como ‘lobbysta’ y, además, haya audios revelados en los que habla con Juan Carlos Martínez sobre unos acuerdos hechos con Castaño “él nos dejó 50 para trabajar mientras nos sale un tema de los ‘Sacúdete’”.


Las reacciones


El director del Partido Liberal, Cesar Gaviria Trujillo anunció investigaciones disciplinares al interior de la colectividad y el respeto por las indagaciones y decisiones judiciales que se lleven a cabo y que la Corte decida dictar, aunque fue enfático al mencionar que no se pronunciará en defensa o en contra del señalado senador.


¿Qué sigue?


Por un lado, esperar a que la Corte realice las investigaciones pendientes y de forma eficaz, evitando que el proceso y la investigación queden en el aire por vencimiento de términos. Además, habrá que esperar si a tan sólo a unos días de las elecciones, las autoridades judiciales dicten orden de captura en contra del actual candidato. Una candidatura como la de Castaño, con las pruebas de la Fiscalía y el historial cuestionado, es un riesgo para la democracia de resultar elegido en el Congreso de la República.