La pospandemia y las tertulias de la cuarentena humana

Por: Walter Aldana. Colaborador Pares.


Un grupo de amigas y amigos nos encontrábamos con regularidad en algún café, disertábamos, reíamos y nos alegraba vernos y el abrazo al despedirnos. El intempestivo confinamiento fruto de la pandemia o covid-19, nos privó de ese encuentro físico, razón por la que determinamos entonces fundar la “cuarentena humana». A varios días de inicio de esta virtual experiencia. decidimos invitar personajes que nos ayudarán a entender el momento y a imaginar el futuro pospandemia.


Después de nueve encuentros me queda claro que la incertidumbre es la constante en todas las disciplinas, que la educación se debe pensar en contexto y no solo en la cabeza, que el paraíso que llegaría con la tecnología se esfumó, que lo que se evidencia es la crisis del sistema de salud, la relación del ser humano con el entorno, que fuimos enviados a una detención domiciliaria, necesaria para el respiro de la naturaleza.


La soberbia del ser humano de no entender al oso de anteojos, los páramos, las plantas como a hermanos, llevó a la sobreexplotación de estos recursos, y es esa naturaleza quien hoy exige su espacio en el planeta.


Igualmente, la fortaleza de las propuestas de las organizaciones sociales frente a la paquidermia institucional para atender la pandemia, no se hizo esperar. Surgió como por encanto el control territorial, algo que ya se hacía, pero no se visibilizaba, porque ello, además, cuestiona la capacidad gubernamental para responder a las diversas crisis de pobreza, orden público