La Noche de los Lápices: una amenaza que no desaparece