La juventud no quiere más Tittytainment

Por: Germán Valencia  Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia 


El mercado no quiere a la juventud: eso lo ha dejado claro en la actual crisis. Este grupo poblacional es el que sufre las mayores tasas de desempleo (23,9% en el primer trimestre del año). El caso de las mujeres jóvenes es más dramático aún: la cifra duplica el promedio nacional (31,3%).


En una columna que publiqué hace un mes sobre el paro nacional mostré cómo a los jóvenes “No se les contrata porque no dominan un oficio, porque carecen de experiencia laboral, porque no saben un segundo idioma o porque no tienen una educación técnica, tecnológica o universitaria”.

Las razones de este desinterés del mercado con la juventud se encuentran, entre otras cosas, en el aumento de los niveles de productividad y tecnificación de las empresas. Esto ha provocado que el mercado laboral se ajuste y restructure. Además, ha servido para que los pocos jóvenes que tienen trabajo tengan salarios bajos.


Ante este desaire, los y las jóvenes han salido a las calles, han querido mostrar su descontento. Dos meses de paro, marchas y protesta social, demandando trabajo y educación, evidencian el enfado que tienen con el sistema económico y político que les ha tocado vivir. Protestan contra los políticos y contra la economía para que se les tenga en cuenta.