«La erradicación forzada traerá más dolor al Catatumbo»

Por: Carlos Castelblanco Pinedo – Redacción Pares.


«Presidente: el Catatumbo es una sociedad campesina que desgraciadamente, por el abandono del Estado, ha tenido que cultivar coca y eso ha significado estar en manos de grupos criminales y violentos; pero esta es una región resiliente, de gente buena y trabajadora. El deber de todos, incluyendo por supuesto al Gobierno Nacional, es apoyarla y protegerla de la violencia y la pobreza”.


Pares habló con el sacerdote de la parroquia de El Carmen, Ramón Torrado, quien solicitó al Gobierno Nacional suspender las fumigaciones en el Catatumbo. El presbítero señaló que no es conveniente emprender el programa de erradicación forzada de los cultivos ilícitos en tiempo de pandemia. Su reclamo al presidente Iván Duque es contundente: en lugar de contaminar las fuentes hídricas y los productos de cultivo, debe cumplir con los acuerdos de paz.


El Catatumbo se encuentra en medio de una fuerte confrontación entre el ELN y el EPL o también denominados ‘Los Pelusos’. Sumada a esta tensión, un grupo compuesto por exguerrilleros desertores del proceso de paz del extinto Frente 33, ha iniciado acciones armadas a través de antiguas prácticas de las FARC para hacerse al control del territorio.


El municipio