La derecha colombiana está empeñada en golpear la paz