• Redacción Pares

La derecha colombiana está empeñada en golpear la paz

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares

Aún no se sabe con certeza qué camino va a tomar el presidente Iván Duque con la ley de procedimiento que le da vida a la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP, tribunal creado por acuerdo entre el gobierno y la exguerrilla de las Farc. Algunos expertos apuntan a que Duque va a objetar algunos temas.


Desde el Centro Democrático, partido político del mandatario, le han solicitado expresamente que objete completamente la ley. Según la bancada de derecha, esta ley de procedimiento debe ser modificada porque da impunidad a los excombatientes que cometieron delitos de violencia sexual contra menores.


«El uribismo quiere enterrar la verdad»


Sin embargo, los congresistas que apoyan el Acuerdo de Paz han dicho que estos beneficios penales aseguran una verdad más completa en el momento en el que, los victimarios, empiecen las audiencias para relatar lo sucedido durante el conflicto armado.


El expresidente y actual senador Álvaro Uribe “le ha pedido a Duque, le ha pedido a toda la derecha en las columnas (de prensa) del fin de semana que objete la ley. Ahí tenemos un nuevo pulso entre esta nueva corriente histórica de buscar la verdad y la paz, y tenemos una corriente dura que se enfrenta a eso y quiere enterrar la verdad”, expresó León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación.


Uribe visitó el fin de semana el departamento del Quindío, donde expresó que “la realidad del país muestra que no es posible eliminar (la JEP) pero sí reformarla. Le agregaría que solamente fuera competente para delitos que se hubieran cometido hasta el primero de diciembre del 2016”.


Valencia aseguró que el uribismo quiere enterrar la verdad, la memoria, y la justicia transicional. Por lo tanto, ha encontrado el pretexto para demorar la ley que reglamenta la JEP. El Congreso ya la aprobó desde el año pasado, salió derrotado el uribismo y luego fue a la Corte Constitucional. Ahora el texto está a una firma del presidente.


Pugna por los acuerdos de La Habana


Después de varios trámites legislativos y el aval del máximo tribunal de justicia a la ley estatutaria, esta quedó en suspenso tras la serie de peticiones por parte de la bancada uribista. Si Duque la objeta habrá un choque de trenes y entrará en un limbo, si no lo hace su mismo partido ya tiene varias opciones para hacerle reformas a dicha ley.


En el 2019, cuando ya se creería lista esta ley normativa, “se volvió a discutir la posibilidad de que el presidente Duque objete esa ley o parte de esa ley estatutaria, y deje sin reglamentación por un tiempo más a la JEP”, añadió Valencia.


Según el analista, los actores que le hacen oposición a la paz siguen siendo los mismos. “La derecha por todos los lados tratando de enfrentarse a la memoria, a la verdad, a la justicia que trajo el acuerdo de paz, esta vez la arremetida es dura es fuerte, pero también hay unos defensores del derecho de los acuerdos que se hicieron, y también de la labor que cumplió el Congreso de la República y luego la Corte Constitucional”.


De acuerdo con la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, si Duque sanciona el texto entonces presentarán un proyecto de ley en el Congreso para hacerle cambios. De manera paradójica dijo que lo haría con el apoyo del gobierno, puesto que, según la congresista el mandatario “dijo muchas veces (en campaña) que los delitos contra los menores no serían susceptibles de la justicia transicional”.


También aseguró que Duque “repitió incansablemente que los criminales de lesa humanidad tendrían que pagar penas privativas de la libertad, aunque sea en colonias agrícolas”. Ahora bien, si no pasa la ley, acudirán a la ciudadanía para recoger firmas y convocar a un referendo.


“Está vivo el debate de la paz»


“Esa discusión lo que está demostrando es que está vivo el debate sobre la paz, que esto no ha terminado, que vamos a seguir en una pugna dura durante todo el tiempo y claro, ahora a Duque le toca tomar una decisión”, expresó Valencia. Y añadió que el presidente debe pronunciarse sobre si objeta o no la ley en los próximos 10 días.


Esta ley fue discutida y aprobada en el Congreso y aunque salieron derrotados los detractores de la paz, las fuerzas mayoritarias que estaban por el sí y por la paz, sacaron esta ley con muchas dificultades.


“Si la objeta volvemos a un círculo vicioso, vuelve al Congreso, se vuelve a discutir y es posible que vuelva a la Corte según la manera como la objete el presidente Duque. Y vamos a estar en esta discusión en estos días y es una discusión clave, es la discusión por la justicia de la paz, por la memoria, por la verdad”, agregó.


“Ya vimos que el uribismo quiere enterrar la verdad, enterrar la justicia y salir de este conflicto como si no hubiera habido conflicto”, dijo Valencia.


Esto se refleja en lo expresado por el nuevo director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Darío Acevedo, elegido por Duque. Acevedo ha manifestado en varias ocasiones que desconoce el conflicto armado y, por lo tanto, ha generado el rechazo total de las víctimas y de su propia alma máter.


Por ahora continuarán las disputas entre los que están a favor y en contra de implementar todo lo acordado en 2016 entre el gobierno anterior y las Farc. Mientras tanto, la ley estatutaria seguirá en el escritorio del presidente Duque, pero todo apunta a que regresará al Congreso.