top of page

La caída de la casa Name y su presunta relación con grupos criminales

Por: Redacción Pares


Fotos tomadas de: El Tiempo y Sputnik Mundo


El 3 de noviembre del 2007 se decretó la muerte política de José Name Terán. Fue en unas elecciones para gobernador. Name, cacique electoral que durante 37 años fue senador, creía tener asegurado los votos para reinar en el Atlántico. Contaba con las casas políticas más importantes de ese departamento, los Gerlein, Roberto, el senador y Julio, el contratista, la casa Char, congresistas como Alonso Acosta, Tarquino Pacheco, Karime Motta y Miguel Amín. Además, tenía el respaldo del partido de la U, que envolvía en un manto de imbatibilidad en esa época a sus candidatos por ser el movimiento político de Álvaro Uribe Vélez, entonces presidente. Pero los cálculos a este hijo de inmigrantes libaneses le fallaron. Se confió con ver en casa una de sus intervenciones públicas la plaza llena. Sus enemigos dejaron circular una frase que además era una afrenta, una burla: “Cógele la mano y vota por Verano”. Sólo consiguió 248 mil votos. Eduardo Verano de la Rosa, el candidato liberal, consiguió 346.252 votos.


En el Atlántico estaban hartos de Name. Tenía un amplio historial negativo. Siendo ministro de Trabajo de Virgilio Barco pidió una licencia alegando que necesitaba hacerse unos exámenes médicos. Lo descubrieron a los pocos días jugando en un casino en Aruba. Cuotas políticas suyas en el Seguro Social, Caprecom y Cajanal, (La Caja Nacional de Previsión Social, liquidada en el 2009 durante el gobierno Uribe) como los políticos Julio Borelly, Abelardo Blanco Castillo y Hernán Mogollón, resultaron salpicados en escándalos de corrupción. Le llovían además acusaciones de compra de votos y sufrió desplantes de dos presidentes liberales. Carlos Lleras en 1966 se opuso a que fuera presidente de la Cámara y en 1990 el recién posesionado César Gaviria no quiso tomarse una foto con él.


Además, estaban acusaciones más graves. En marzo del 2022 la Liga Contra el Silencio sacó un informe sobre las familias más poderosas de la Costa que presuntamente habría tenido relación con el Cartel de la Costa. El nombre Name salió allí. En el año 2011, sumido en una depresión profunda, murió en Bogotá José Name Terán. Aunque había nacido en Sincelejo, logró formar un considerable caudal político en el Atlántico. “La gente lo respetaba. Desde su época de universitario se caracterizó por ser un aguerrido líder estudiantil. La vena política se le heredó de su mamá. Con su hermano David formaron un tándem poderoso. Mientras José hacía política, David amarraba contratos. Todas esas victorias políticas lo hicieron bajo sospecha de compra de votos. En Barranquilla y en Atlántico se hizo común el dicho durante elecciones de “Name 100, Name 200. En el departamento si era poderoso. Incluso ayudó a posicionar políticamente a Fuad Char. Cuando esta familia se volvió en la más poderosa del departamento le volteó la espalda a los Name”. Esto lo afirma un enlace en Barranquilla de la Fundación Paz y Reconciliación.


En su carrera como contratista David Name consiguió grandes contratos a través de su empresa de consultoría de desarrollo, CONDESA. Como contratistas esta empresa logró manejar, en la época de los 90, más de $400.000 millones de pesos. David fue, hasta su muerte el 23 de enero del 2023,  uno de los masones más reconocidos de la Costa Atlántica. Desde su logia, llamada Luz Hermética, tuvo contacto e influencia con reconocidas figuras públicas de ese departamento, algunas con líos jurídicos como Silvia Gette, la vedette argentina que se apoderó de la Universidad Autónoma y quien fuera condenada por el asesinato de su esposo.


También iban a esta logia masónica el ex fiscal Mario Iguarán, enredado por declaraciones de los paramilitares y la actual procuradora Margarita Cabello. Los últimos años de David Name no fueron los mejores y una serie de reveses económicos y la pérdida de la influencia política de su hermano, habrían extinguido una caudalosa fortuna.


Su hijo José David Name heredó el caudal político de su padre. En el 2006 fue elegido senador con más de 80 mil votos, cobijado por el partido de la U. Llegó a ser incluso presidente del senado en el 2014.  Su sobrino Iván también llegó a ser Senador, aunque, ha diferencia de sus familiares, su carrera política la hizo en Bogotá. Ambos son los protagonistas de un escándalo que amenaza con crecer con el paso de los días.


El 13 de agosto del 2014, en un interrogatorio dado al Fiscal 48, Juan Manuel Borré Barreto, mejor conocido por su alias, Pistón, jefe de la temible banda de los Rastrojos Costeños, confesó haber ayudado a su llegada al senado a Iván Name, del partido Verde, y a su primo José David. Sólo hasta el 5 de septiembre del 2023, en una columna de Yahir Akerman en la revista Cambio, se dio visibilidad a esta declaración que dio Pistón: “Quiero hablar de los nexos que tuvimos en el Atlántico, en el caso mío con políticos, hoy actualmente están en la política, que se le hicieron hasta campaña ahora para el Congreso, hace dos meses, un mes atrás. Te hablo de José David Name Cardozo y te hablo de Iván Name, que es el primo de él. Con José David le tenemos dos homicidios, tenemos el homicidio del abogado del barrio Los Manantiales de Soledad, que fue por cuestiones de tierras, por cuestiones de plata y de tierra, de política, porque hasta el abogado era, ese abogado llegó ser en Manantiales el presidente de la acción comunal. También tenemos un ex concejal”. Akerman en su momento se preguntaba porque la Fiscalía no se había movido para que la Corte arrancara una investigación. La semana pasada ya se dio dicho movimiento


Según el enlace de Paz y Reconciliación en región, a Iván Name le “están empezando a cobrar” su visibilidad como presidente del Senado. Sin embargo habría una inconsistencia en la acusación de Pistón: Name no sacó más de 1.500 votos en Barranquilla para esas elecciones. Su arraigo político está en Bogotá. Pero “Que los resultados electorales no den, no dicen nada. Esto no es como el fenómeno de la parapolítica que era un ejército ejerciendo presión y poder desde la región. Comparado con ellos los Rastrojos costeños son sólo una bandita criminal”.


Lo único cierto es que en Barranquilla y el Atlántico el nombre de los Name cada vez sabe a nada. Ya no mueve fibras. Algunos recuerdan el fragor, la energía del viejo José Name Terán. Pero el tiempo va borrando esos recuerdos. El auge de los Char terminó representando la caída de una de las casas más poderosas del Atlántico. Ahora sólo quedan las ruinas y dos congresistas que llevan su apellido y cada vez están más acorralados por las declaraciones de jefes de bandas criminales tan aborrecidas por los barranquilleros como Los Rastrojos costeños.  

Commentaires


bottom of page