La afrenta de Montoya contra las víctimas del Ejército

Por: Sergio Saavedra.

Periodista Pares.

“Yo no exigí bajas, exigí operaciones. Nadie puede decir que el general Montoya mandó a matar ni que me enteré que habían matado. Nunca. Para mí los que cometieron eso (falsos positivos) son unos cobardes. (…) Fue terrible. ¿Cómo así que se tenía que reportar un número determinado de bajas para dar una condecoración? Eso fue una equivocación” fueron algunas de las palabras dichas por general en retiro Mario Montoya, excomandante del Ejército Nacional ante 41 víctimas a quienes sus familiares —hijos, hermanos, sobrinos— los asesinó el Ejército Nacional para ser pasados como bajas en combate.


Montoya se exculpó de su papel y señaló que los soldados que cometieron estos crímenes lo hicieron “por falta de capacitación”. Insistió en que la determinación provino del entonces presidente Álvaro Uribe y el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.


Tanto Montoya, como Uribe y Santos son señalados por las victimas por su papel determinador en los crímenes. La ausencia de verdad por parte de excomandantes del Ejército, ministros(as) —también como Marta Lucía Ramírez— y el expresidente Uribe; configuran la afrenta en contra de las familias de por lo menos 6.402 personas que fueron asesinadas por el Ejército Nacional.


***