José Vicente Carreño: un nuevo cuestionado en el Centro Democrático

Por: Ernesto Medrano, asistente de investigación. Línea Democracia y Gobernabilidad


En Arauca la clase política ha convivido con la presencia de diferentes estructuras armadas que tienen incidencia en el departamento fronterizo. La relación entre las autoridades locales y grupos armados ilegales como la guerrilla del ELN y grupos de autodefensas (AUC) ha sido una constante.


Con el llamado a indagatoria por parte de la Corte Suprema de Justicia -CSJ- al congresista José Vicente Carreño, se reabre un triste capítulo de la violencia en Colombia: el de la desaparición forzada. De acuerdo con la CSJ, Carreño habría participado en un caso de desaparición forzada en el departamento mientras se desempeñaba como policía. En la investigación se vincula al congresista por la desaparición forzada de Alejandro Santiesteban en 2003.


Carreño se desempeñó como policía comunitario y, al parecer, habría sido escolta del ex gobernador de José Vicente Lozano, quien dirigió el departamento entre 1995 y 1997. Lozano fue condenado a nueve años de prisión por entregar contratos a la guerrilla del ELN mientras se desempañaba como gobernador. Los contratos que entregó Lozano tenían como finalidad la ejecución de obras públicas en el departamento, que se llevarían a cabo en los municipios de Cravo Norte y Fortúl.


Según fuentes territoriales de Pares, gracias al acompañamiento de Lozano, Carreño llegó a los barrios y se dio a conocer entre los ciudadanos. Para 2013, Carreño se presentó a la Cámara de Representantes por el partido Cambio Radical, pero declinó de su candidatura antes de la inscripción, por no encontrar garantías en la conformación de la lista.


En 2015 el paramilitar Julio César Contreras, alias ‘Chapulín’, sostuvo ante Justicia y Paz que Carreño y alias ‘Cero tres’ habrían coordinado el ingreso de paramilitares al municipio de Tame en Arauca. A pesar de que el congresista ha negado el presunto vínculo, la articulación entre ex miembros de la fuerza pública y grupos armados ilegales ha sido recurrente en el departamento.

Desde el 2019, la fiscalía solicitó la investigación de Carreño por presuntos vínculos con el Bloque paramilitar Vencedores de Arauca. De acuerdo con la fiscal de justicia transicional, Carreño habría permitido el ingreso de grupos paramilitares al municipio de Tame, con el objetivo facilitar que estas estructuras realizaran asesinatos y secuestros.


La violencia como instrumento de competencia política


Con la llegada de Álvaro Uribe en 2002 a la presidencia, el escenario político cambió tanto a nivel nacional como local, pues se produjo una ruptura del bipartidismo Liberal – Conservador en el país. Sin embargo, esta nueva composición del escenario político produjo la aparición de nuevas corrientes políticas en Arauca que compitieron con el Partido Liberal que se había impuesto en el territorio por décadas. Así mismo, con el cambio político llegó el cambio en el control territorial, a través de la consolidación de un nuevo actor armado en Arauca: las AUC.


De acuerdo con la Unidad de Víctimas, entre el 2001 y el 2003 se reportaron 31.082 víctimas en el departamento, lo que evidencia la magnitud de la lucha por el control territorial.



Fuente: Unidad de Víctimas


A pesar de los vínculos históricos entre el ELN y las fuerzas políticas en el departamento, desde el 2001 se configuró una transformación en las dinámicas territoriales. Por un lado, la configuración de poder y alianzas entre los gobernadores del Partido Liberal y el ELN sufrió una ruptura por el asesinato de Alfredo Colmenares y Octavio Sarmiento, quienes supuestamente habrían sido cercanos al ELN. Por otra parte, las autodefensas lograron establecer relaciones con Julio Enrique Acosta, gobernador del 2004 al 2007, condenado por vínculos con las AUC.


Las dinámicas de violencia en el departamento han sido una constante, pues entre el 2000 y el 2005 se presentaron 56.687 víctimas, de acuerdo con la Unidad de Víctimas.



Fuente: Unidad de Víctimas


Arauca: Diecisiete gobernadores en 30 años


Entre 1992 y 2022 Arauca ha tenido 17 gobernadores, de los cuales 10 habrían sido separados sus cargos por irregularidades que van desde asuntos disciplinarios, pasando por actos de corrupción, hasta vínculos con grupos armados ilegales.


Fuente: adaptado de Razón Pública, 2017


José Vicente Carreño: de policía al Congreso


José Vicente Carreño fue policía comunitario en Arauca y posteriormente se habría convertido en guardaespaldas del ex gobernador José Vicente Lozano. Mientras acompañaba a Lozano, Carreño pudo moverse al interior de los círculos políticos del departamento, lo que le llevó a convertirse en político. Su primera incursión en política fue en 2014 como candidato a la Cámara de Representantes avalado por Cambio Radical. Sin embargo, retiró su candidatura por la ausencia de garantías en la confección de la lista. Después de retirar su candidatura en 2014, Carreño se lanzó a la Asamblea de Arauca en la lista cerrada presentada por el partido Centro Democrático, pero la lista no alcanzó los votos suficientes y se quemó.


En 2018, Carreño volvió a intentar aspirar a la Cámara, avalado por el Centro Democrático, y obtuvo la segunda votación del partido en el departamento con 5.427 votos, y tras la destitución de Luis Emilio Tovar por doble militancia, alcanzó la curul como Representante a la Cámara. Esto le permitió fortalecer sus vínculos con los miembros de la fuerza pública retirados, a través de Asociación Colombiana de Oficiales FF.MM, Acore. De acuerdo con fuentes en el territorio, la agenda política de Carreño estuvo más alineada con los intereses de Acore, que con las necesidades del departamento.


Por su parte, su hermano, Campo Elías Carreño Castro alias ‘El Genio’, ex integrante del Bloque Vencedores de Arauca, se desmovilizó en diciembre del 2005, junto con otros 547 integrantes del bloque de las AUC. En 2015, Campo Elías fue condenado a 8 años de cárcel por diversos delitos como homicidio en persona protegida, acceso carnal violento, actos de terrorismo y desaparición forzada. El mismo delito por el cual fue vinculado a la investigación José Vicente Carreño.


Sin embargo, José Vicente ha sostenido que “no existen los delitos de sangre y que él no puede responder por las acciones de un familiar”. Adicionalmente, tanto José Vicente como Campo Elías prestaron sus servicios como policías en el departamento.


La disputa por el poder electoral


Tras el proceso de escrutinio y las irregularidades encontradas en el marco de las elecciones del 13 de marzo, el Centro Democrático fue uno de los partidos que perdió una curul, luego de que la coalición del Pacto Histórico denunciara la ausencia de votos en más de 29.000 mesas. El Centro Democrático bajó de 14 a 13 curules en el Senado, lo que afectó directamente a María Angélica Guerra, sobrina de la actual senadora María del Rosario Guerra de la Espriella, porque perdió su curul.


Si bien José Vicente Carreño aun conserva la curul en el Senado, por tratarse de un proceso que contempla la comisión de un delito de lesa humanidad, su credencial como senador estaría en riesgo, en caso de ser condenado. Y la siguiente en la lista sería María Angélica Guerra. Para los conocedores de los asuntos electorales, la reactivación de un proceso que se encontraba engavetado, como el de Carreño, genera suspicacias. Principalmente, porque Carreño era uno de los candidatos al Senado más débiles de la lista de elegidos del partido.


Para concluir, es claro que la disputa por el control político y territorial en Arauca ha estado marcada por las alianzas entre los actores armados y las autoridades locales, a tal punto que en los últimos 30 años el departamento ha tenido 17 gobernadores. Si bien hasta el 2001 el poder político lo concentraba el Partido Liberal y el control territorial estaba en manos del ELN, a finales del 2001 aparecieron otros actores que pusieron en jaque a las estructuras tradicionales.


Con las incursiones de las AUC en el departamento se forjaron alianzas que se consolidaron en el 2004 con la llegada de Cambio Radical y el Partido de la U al poder local. Mientras se configuraba la transformación política y territorial en Arauca, entre el 2001 y el 2003 el actual congresista José Vicente Carreño, quien se desempeñaba como policía, habría permitido las incursiones de los grupos paramilitares y presuntamente habría participado en un caso de desaparición forzada en el departamento, como lo señala la Corte Suprema de Justicia.


Siete años después del testimonio de alias ‘Chapulín’, la justicia llama a indagatoria al actual representante a la Cámara y próximo senador de la República por haber participado en la comisión de un delito de lesa humanidad. De esta manera, el Centro Democrático logra sumar un nuevo cuestionado en su bancada congresional.