Javier Humberto no murió, la Policía lo asesinó

Por: Sergio Saavedra. Periodista Pares.


No existe otra forma para empezar este artículo que decir que lo que ocurrió con Javier Humberto Ordóñez Bermúdez, en el barrio Santa Cecilia en la localidad de Engativá, fue un asesinato. Sin embargo, además, hay que decir que el homicidio lo perpetraron dos uniformados de la Policía Nacional que, mientras descargaban la pistola Taser y lo asfixiaban, no atendieron las súplicas ni de Javier, ni de las personas que grabaron y presenciaron los hechos.


A pesar de que este 9 de septiembre se conmemora el día Nacional de los Derechos Humanos; medios masivos de comunicación como Caracol Noticias o Revista Semana han descrito el hecho con palabras como “murió” o “presunto”. Sin embargo, las imágenes del hecho son claras. El padre de dos hijos —de 11 y 15 años— fue víctima de los dos policías. Esto mantiene latente un debate sobre las posibilidades de una reforma policial a nivel interno, sobre el uso de armas y sobre la doctrina que la constituye.


Se utilizaron descargas con una pistola Taser contra el ciudadano, fue llevado al CAI del barrio Villa Luz y