Iván Márquez y la división en el Partido de la Farc

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


El excomandante de las Farc y negociador del Acuerdo de Paz en La Habana, Iván Márquez, dio a conocer este lunes una carta junto con otros de sus compañeros en conmemoración de los 55 años del origen de dicha exguerrilla, en la cual expresaron sus inconformidades con la implementación del pacto y las garantías del mismo.


En la misiva, también firmada por Oscar Montero, alias El Paisa, de quien también se desconoce su paradero, Henry Castellanos Garzón, alias «Romaña»; Hernán Darío Velásquez, alias «el Paisa», Walter Mendoza, quien llama la atención por ser el primer miembro de la exguerrilla proveniente del Cauca, y Aldinever Morantes, en coincidencia con el aniversario 55 de la creación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc. envían un mensaje de esperanza pese a los últimos mensajes de Márquez que tenían un tono menos conciliador.


Márquez había dicho en días pasado que desarmarse habría sido “un error”, sin embargo, este texto refleja que pese a las diferencias y rupturas que se perciben en el partido Farc, surgido de la firma del acuerdo en noviembre de 2016, hay un claro objetivo de conversar las diferencias.


El líder del partido, Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko, cortó relaciones políticas con Márquez y con quienes no están en su línea política, y reiteró su compromiso con la paz. Y aunque al segundo se le ha acusado en redes de fomentar la rebelión, esta última aparición indica todo lo contrario.


“A 55 años del surgimiento de las Farc en Marquetalia y la continuación de la lucha por la paz, va nuestro abrazo lleno de afecto a todo el pueblo colombiano”, reza la carta.


Incumplimientos del gobierno


De acuerdo con los firmantes, Colombia ha estado muy cerca de vislumbrar la paz. En el caso de los campesinos, quienes volvieron a soñar sus tierras tituladas; las familias volvieron a imaginar la posibilidad de vida digna, con empleo, alimentación, vivienda, salud, agua y transporte público

“Mucha gente sintió que era posible la reforma de las costumbres políticas y el fin de la corrupción; y hasta los militares y los policías alcanzaron a sentir como ensoñación, los primeros pasos de paz bajo el silencio de las armas”, indicaron.


Sin embargo, una vez firmado el Acuerdo de Paz ocurrió todo lo contrario en materia de cumplimiento y seguridad. Una larga hilera de muertos, de líderes y excombatientes guerrilleros asesinados, de incumplimientos. Según la Fundación Paz y Reconciliación-Pares desde noviembre de 2016 han sido asesinados 265 defensores y defensoras de derechos humanos y 93 excombatientes.

Otro punto al cual le hicieron un llamado fue a la situación del líder exguerrillero Jesús Santrich que actualmente continúa preso por un presunto delito de narcotráfico. En ese sentido, expresaron que todo se trata de “montajes judiciales, y la misma política social sin corazón”.


“Es necesario desvertebrar los infames montajes judiciales y desterrar para siempre la traición y la perfidia del Estado”, agregaron.


Márquez rompió con el partido Farc


El subdirector de Pares, Ariel Ávila indicó que es normal que la exguerrilla Farc se pronuncie en este día, pues es el 55 aniversario, luego de “larga marcha iniciada en Marquetalia en 1964 por Manuel Marulanda Vélez y sus compañeros de armas”. Sin embargo, este año los esfuerzos continúan con miras a la esperanza de paz con justicia social.


Según el analista, Iván Márquez ha mantenido la lógica de que hay incumplimientos de que el ambiente esta enrarecido, asimismo ha reconocido que la comunidad internacional ha sido solidaria y mostrado un apoyo al proceso de paz.


De todas maneras, lo que sí hay que dejar claro es que “Márquez está por fuera del proceso de paz y por fuera de la Farc; ha roto con la Farc, pero no ha roto con el proceso”, resaltó Ávila. Esto quiere decir que es evidente el fraccionamiento con el nuevo partido, pero está la posibilidad de que Márquez y los demás firmantes retomen la ruta jurídica del pacto.


Claro está que eso depende del rumbo que tome el caso Santrich, pues a lo largo de la misiva resaltaron que este se trataría de de un montaje judicial que atenta al proceso de paz, y por consiguiente no tienen garantías para presentarse a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), tribunal de justicia especial.


Ávila ha expresado que la situación de Santrich va a provocar que varios mandos medios y de primer nivel reincidan. Y de mantenerse esa situación, Iván Márquez difícilmente regresaría al proceso de paz.