top of page

Inicia tercer ciclo de diálogos de paz entre el Gobierno y el ELN en La Habana

Por: Katerin Erazo, Periodista


Este martes 02 de mayo fue instalada la mesa de negociación del tercer ciclo de diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en La Habana, Cuba. En un acto presidido por Bruno Rodríguez Parrilla, Canciller de la República de Cuba, quien ratificó la voluntad de su Gobierno de contribuir al éxito del proceso. El ciclo fue acompañado por delegados de Brasil, Chile, México, Noruega y Venezuela, quienes también están comprometidos con el proceso de paz.


La intervención durante la instalación por parte de la delegación del Gobierno estuvo a cargo de la senadora María José Pizarro Rodríguez, quien destacó el papel clave que ha desempeñado Cuba en los procesos de búsqueda de soluciones dialogadas al conflicto armado colombiano. Pizarro reiteró que la superación de la guerra en Colombia es un asunto fundamental para el actual Gobierno, y que la construcción de un Gran Acuerdo Nacional que incluya profundas reformas sociales será un logro importante en el proceso de paz.


Luis Eduardo Celis, coordinador de la Línea Migración, Región y Frontera de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), señaló que, aunque las partes han acudido a la mesa de diálogo con la voluntad de avanzar en el proceso de paz, hay que tener en cuenta que existen ciertas tensiones y fricciones debido a la continuidad del conflicto armado en Colombia. En este sentido, Celis recordó el reciente ataque del ELN a una patrulla del Ejército que resultó en la muerte de un importante número de soldados en el municipio del Carmen, en la región del Catatumbo, lo que generó alto nivel de tensión.


En los últimos días también se ha discutido el tema del reclutamiento de menores por parte del ELN, lo que se suma a denuncias de integrantes de la guerrilla quienes afirman que hubo integrantes de ellos muertos fuera de combate, como sucedió en el caso de Buenaventura. Por tanto, es evidente que todavía existen cuestiones por resolver y que la tarea que tienen por delante las partes en esta tercera fase de las negociaciones es de vital importancia para avanzar en la construcción de una paz duradera en el país (Ver: Paz Total: primera etapa de reanudación de las negociaciones entre el Gobierno y el ELN).


El tercer ciclo de diálogos se centrará en avanzar en las acciones humanitarias y en la estructuración de un cese al fuego bilateral que permita mitigar los impactos de la confrontación armada en los territorios afectados por la guerra. También, ambas partes consideran de suma importancia establecer mecanismos para que la sociedad civil participe de manera directa en las conversaciones, y este objetivo también será primordial para las delegaciones durante las próximas semanas.


Es importante tener en cuenta que algunos puntos acordados anteriormente se habían priorizado en los ciclos previos, como las dinámicas y acciones humanitarias. En el primer ciclo en Caracas, Venezuela, en diciembre, se acordó una caravana humanitaria que tuvo lugar entre el 17 y el 22 de enero. Este acuerdo se vio reflejado en una carta enviada por el ELN a la vicepresidenta Francia Márquez, en la que se presentó un informe elaborado por la Comisión que recogió en la caravana la información y los sentires de las comunidades afectadas, así como las recomendaciones para el restablecimiento de sus derechos. Por lo que en este ciclo se tiene previsto examinar el cumplimiento y la ejecución de los acuerdos logrados en los dos ciclos anteriores (Ver: Caravana humanitaria del Gobierno y el ELN finalizó con éxito).




Cabe resaltar que a pocas horas de haber reanudado las negociaciones en La Habana, el presidente Gustavo Petro destacó la importancia del cese al fuego en el proceso de paz. En una entrevista con medios nacionales, Petro afirmó que los procesos de paz siempre deben llevar al cese al fuego para que tenga sentido hablar de una verdadera paz. Además, el primer mandatario presentó una propuesta para regionalizar el cese al fuego de manera gradual en todo el territorio nacional, con el objetivo de ganar confianza en las diferentes zonas del país.

La propuesta de Petro es comenzar con ceses al fuego regionales y periodizarlos, para que se puedam ir aumentando gradualmente en la geografía nacional. El presidente afirmó que, a medida que se van construyendo las confianzas, se podrán extender los ceses al fuego a todo el territorio del país.


Luis Eduardo Celis expresó su opinión acerca de la propuesta de regionalizar el cese al fuego y señaló que, personalmente, prefiere un cese bilateral a nivel nacional que cubra todas las zonas donde opera el ELN y se lleva a cabo el conflicto. Según Celis, el Gobierno y sus fuerzas armadas tienen información precisa sobre la ubicación de las fuerzas del ELN en el territorio, por lo que si existe un compromiso por parte del grupo armado, este se cumpliría. No obstante, Celis destacó que esta medida tiene muchas aristas en el terreno que deberán ser consideradas y valoradas, pero confía en que ambas partes puedan llegar a un acuerdo satisfactorio. Finalmente, Celis expresó su deseo de que se llegue a un cese bilateral a nivel nacional y en lo posible indefinido.


El senador Iván Cepeda, quien forma parte del equipo negociador en los diálogos de paz, hizo énfasis en la importancia del tercer ciclo y cómo este podría marcar un hito histórico en los procesos de diálogo con esta organización guerrillera. Cepeda subrayó la necesidad de avanzar en el cese al fuego y la participación de la sociedad civil en los diálogos. En cuanto al cese al fuego, afirmó que es fundamental para ir reduciendo la intensidad del conflicto y generar confianza, y se busca limitar el tipo de acciones no solo entre la fuerza guerrillera y la Fuerza Pública, sino también en relación con la población civil. El senador también mencionó los alivios humanitarios y su importancia en la búsqueda de una solución al conflicto, destacando que se están buscando medidas que alivien los efectos del conflicto en las poblaciones rurales y con relación a los prisioneros del ELN en las cárceles.


En cuanto a la participación de la sociedad civil, Cepeda expresó que este es el punto central en la discusión sobre las transformaciones necesarias en el país y en los territorios para alcanzar la paz, y que se debe involucrar a la gente y las comunidades en este diálogo (Ver: Los diez logros más importantes del ciclo de México entre el Gobierno Colombiano y el ELN).



Es importante tener en cuenta que la delegación de negociadores está compuesta por miembros de ambas partes. Por parte del Gobierno, el jefe de la delegación es Otty Patiño, un exguerrillero del M-19, grupo en el que militó en su juventud el presidente Petro. A su lado, se encuentran otras figuras cercanas al mandatario, como los senadores Iván Cepeda y María José Pizarro, así como representantes de sectores de derecha y militares, como el líder ganadero José Félix Lafaurie, el coronel en retiro Álvaro Matallana y el almirante Orlando Romero.


No obstante, esta delegación ha experimentado algunos cambios, con la salida de dos de sus miembros: María Jimena Duzán, quien se retiró por motivos personales, según medios, y Mabel Lara, quien confirmó que su salida estaría motivada por su interés de aspirar a la Alcaldía de Cali. Por su parte, la delegación del ELN cuenta con miembros como Pablo Beltrán, jefe de la delegación, Aureliano Carbonell, Silvana Guerrero, Gustavo Martínez, Tomás García, Isabel Torres y Nicolás Rodríguez Bautista (Gabino), quien se une como consejero del grupo guerrillero.


Finalmente, Luis Fernando Celis de Pares destacó el papel crucial que ha tenido Cuba en el largo proceso de paz en Colombia. Asimismo, resaltó que ambas partes de las delegaciones tienen una oportunidad única para avanzar en los temas que se discutirán en la mesa de negociaciones y establecer una dinámica participativa efectiva a partir de junio, con el objetivo de acordar un cese bilateral del fuego. Celis concluyó subrayando que tanto el Gobierno como el ELN tienen la posibilidad de lograr avances significativos en este proceso durante las próximas cuatro semanas de trabajo, lo que durará, y que es esencial que se tomen medidas concretas para avanzar en los aspectos clave de la agenda de transformaciones a corto, mediano y largo plazo.

Comments


bottom of page