top of page

Informe de veeduría a la obra de remodelación y adecuación del CAIJU en Buenaventura

Por: Oficina Pacífico


Fotos: Pares


Desde comienzos de 2023, la Oficina Pares Pacífico de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), como socio local del programa Juntos por la Transparencia (JxT), ha estado acompañando la veeduría de las obras de remodelación y adecuación del Centro Integral para la Juventud (CAIJU) en Buenaventura. Un espacio con el que los jóvenes bonaverenses sueñan para poder desarrollar sus agendas y convertirlo en nodo de actividades políticas, sociales, culturales y deportivas de la juventud de la ciudad.


Pares ha estado acompañando la veeduría del grupo Soy Joven de Buenaventura, la Plataforma Distrital de Juventudes y el Consejo Distrital de Juventudes, a este acompañamiento también se sumó la organización Activa Buenaventura.


Luego de muchos años de esfuerzos y peticiones a diversas administraciones, las obras de remodelación del CAIJU se iniciaron en el mes de febrero de este año, y desde entonces Pares, junto con los veedores ciudadanos, ha visitado en seis ocasiones la obra para constatar avances y retrasos, desde el mes de mayo hasta octubre.


La obra inicialmente debía haberse concluido el 02 de agosto y estar lista para la Semana de la Juventud, que se celebraría en la segunda semana de ese mes. Sin embargo, el 28 de julio, a 4 días del plazo, la obra se suspendió a solicitud del contratista. En una visita realizada por las veedurías y la Oficina Pares Pacífico el 30 de agosto, se constató que la obra se encontraba paralizada desde el 15 de agosto, fecha en que vencieron las pólizas de seguro. Para ese entonces ya se habían roto los tiempos estipulados.


Recordemos que la estructuración del proyecto estuvo a cargo de la Oficina Asesora de Planeación Distrital, en coordinación con la Secretaría de Convivencia para la Sociedad Civil y se le adjudicó a la Asociación de Municipios del Sur de Antioquia (MUSA) como administradora de los recursos y facultada para la contratación del ejecutor, que es la Unión Temporal CAIJU.


En aquél momento, los representantes de la administradora de los recursos les presentaron a los veedores un nuevo responsables designados para finalizar la obra, quienes reconocieron los retrasos anteriores y arguyeron que se demoraron más de lo que tenía previsto en el relleno de las planchas de las terrazas del CAIJU. En esta misma visita se explicó que se estaba elaborando un plan de choque y que se había solicitado una prórroga de dos meses para terminar lo acordado en el contrato. El plan de choque iniciaría el 15 de septiembre y tardaría 2 meses, la obra debería estar terminada el 15 de noviembre.


A pesar de esto, el arquitecto a cargo del plan de choque informó que se habían llevado a cabo actividades que no estaban incluidas en el contrato, y que se tendría que buscar una solución a esta situación, para lo que se acordó una visita de la veeduría con los encargados de la obra para el 09 de octubre. Para esa fecha la obra seguía sin avanzar y no se tenía fecha para reanudación de actividades y se informó que no se realizarían las intervenciones que se tenían planeadas, y que se anticipaba una menor durabilidad de la infraestructura.


Según la administradora de los recursos, MUSA, lo anterior se debió a problemas de seguridad pública en Buenaventura, lo cual causó que los trabajadores no acudieran de manera tan constante a la obra; extorsión a ferreterías y vendedores de material; cierres de vías por protestas y, finalmente, por un problema presupuestal, pues en el contrato se solicitaban ciertos adecuamientos, sobre todo en lo que tiene que ver con la intervención de la cancha, que superaban el presupuesto asignado para estos. Esto generó un lío administrativo, que se cerró con la decisión de no adecuar la cancha, sino mejorar las instalaciones existentes en ella.


Luego de todo este lío, se esperaba reanudar la obra el 17 de octubre y entregarla el 30 de noviembre. Desde entonces las obras han avanzado un poco, sin embargo, siguen las preocupaciones por parte de la veeduría de que no se logre completar la obra este año o, si se hace, no cumpla con las condiciones iniciales acordadas. Esto porque ya se entra a temporada de invierno, lo que dificultará las obras, demás de que se observan algunas fisuras en ciertas partes de la obra, lo que señala materiales defectuosos, tercero porque nos e han avanzado en las obras de los baños y cuarto puesto que no se realizarán las adecuaciones acordadas para la cancha.


La historia del Centro de Atención Integral a la Juventud (CAIJU) de Buenaventura es un reflejo de desafíos persistentes y una gestión deficiente. Las sucesivas suspensiones, retrasos, y las preocupaciones sobre la calidad de la obra plantean incertidumbres acerca de si este espacio vital para las juventudes se completará con éxito. Las limitaciones climáticas, los problemas estructurales, y la falta de transparencia en la ejecución del proyecto aumentan la aprehensión. Con pocas semanas para la fecha prevista de entrega, es imperativo que las autoridades de control aborden estos problemas y cumplan con las expectativas de la comunidad, garantizando un CAIJU funcional y de calidad.


Le invitamos a leer este informe completo del ejercicio de veeduría que ha venido acompañando la Oficina Pares Pacífico como socio local en Buenaventura del programa Juntos por la Transparencia (JxT). En el PDF podrá encontrar información de todas las visitas realizadas, reportes, fotografías y nuestro análisis:








 

Komentar


bottom of page