top of page

Incendios en Bogotá y Santander: un escenario que anuncia las consecuencias del Fenómeno del niño

Por: Isabela Puyana


Foto tomada de: El Espectador


Llamaradas y humo atravesando los Cerros Orientales de Bogotá en zonas como la Quebrada vieja, Chapinero y la Localidad de Usme, Ciudad Bolivar y Santa Fe han sido las imágenes que los bogotanos han presenciado en los ultimos dos dias, esperando a que los incendios no se intensifiquen por las altas temperaturas y las pocas lluvias que hoy se viven en la capital. 


Un equipo de de más de 360 personas de diferentes sectores: bomberas, bomberos, soldados, policías, pilotos de la Fuerza Aérea, miembros de la Defensa Civil, la Cruz Roja, la CAR, el Acueducto, el IDIGER y voluntarios llevan más de 36 horas trabajando para intentar apagar el incendio que aún se mantiene en pie en algunas zonas de los cerros. 


La Alcaldia de Bogotá se ha manifestado y pide no subir a los cerros, que los colegios que quedan en los puntos cercanos de manera preventiva no den clases en estas zonas y que las persons que viven cerca a los incendios au3n activos utilicen tapabocas. 


La Secretaria de Ambiente, Adriana Soto anunció que el aire de Bogotá ya presenta un derioro en su aire y que la fauna que suele vivir en los cerros comenzará a buscar una salida hacia la ciudad. Pide que de ser ens canimales silvestres, sean reportados.



Acontecimientos similares vivieron los santandereanos desde el 20 de enero cuando el humo envolvió una montaña cerca al Hospital Internacional de colombia y colegios en el municio de piedecuesta, Santander. El incendio que se decretó como “alerta máxima por incendios forestales” por el Instituto de Hidrologia Meteorologia y Estudios Ambientales, llegó hasta el area de Ruitoque y se quemaron más de 300 hectareas de bosque. A diferencia de los incendios de los cerros de Bogotá, que aún no han podido ser controlados, los incendios en Santander ya no están activos. 


Según datos de la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), en menos de tres meses se han presentado 237 incendios forestales en el país en el marco del fenómeno de El Niño.


Frente a este tema, la Procuraduría hizo un llamado de alerta al Gobierno Nacional para que preste atención a esta situación. El ente de control instó a que se fortalezca la capacidad de los cuerpos de bomberos oficiales y voluntarios: “y se haga uso de los recursos del Fondo Nacional de Bomberos que permitan garantizar la logística para salvaguardar la vida, los derechos y bienes de los habitantes del territorio nacional”.


La Ministra de Ambiente, Susana Muhammad, en una declaración reciente, hizo un llamado a la cooperación ciudadana y la conciencia ambiental. Además, instó a la población a reportar de inmediato cualquier avistamiento de fuego para una respuesta rápida de las autoridades.



Las autoridades ambientales intensificarán la vigilancia y monitoreo de áreas de alto riesgo. Esto incluye el despliegue de equipos de respuesta rápida y la utilización de tecnología avanzada, como drones y satélites, para detectar y controlar incendios en etapas tempranas.


En este contexto crítico, la prevención y la colaboración son clave. El respeto a las restricciones y la adopción de prácticas seguras por parte de la comunidad y las autoridades son fundamentales para preservar los ecosistemas y proteger la flora y la fauna. 



Comentarios


bottom of page