Incendio de los camiones, hay un lado correcto de la historia

Por: Redacción Pares


Esa mañana del 23 de febrero en el puente Internacional Francisco de Paula Santander, simpatizantes del autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, lanzaron botellas encendidas y llenas de combustible que cayeron sobre tractomulas y sobre cientos de cajas que contenían ayuda humanitaria para «salvar del desastre» al pueblo venezolano.


Todo ardió. Cajas y camiones. En cuestión de horas la caravana estaba reducida a cenizas y las relaciones bilaterales con el gobierno de Nicolás Maduro, también.


Desde el momento en que ocurrieron los hechos, en directo y para el mundo, hubo una versión falsa. Se dijo y se publicó que dos camiones con ayuda humanitaria que lograron pasar la frontera colombo – venezolana, por el Puente Francisco de Paula Santander, fueron incinerados por parte de las autoridades venezolanas.


Hoy, semanas después de los acontecimientos que desembocaron en una situación tan crítica en la frontera con Venezuela, hay claridad sobre un hecho clave: los dos camiones con la carga de ayuda humanitaria no fueron incinerados por autoridades venezolanas.