Hace agua la política exterior de Duque

Por: León Valencia, director – Pares


Se vino a pique la política exterior del presidente Duque basada en la decisión de derrocar a Nicolás Maduro mediante el estímulo de la división en las filas militares y el alzamiento de la población; en la búsqueda de apoyo para la reforma o negación de los acuerdos de paz y para una vuelta a la política de seguridad democrática de Uribe; y en la promesa de controlar y disminuir a corto plazo, de manera drástica, los cultivos ilícitos y el narcotráfico.


Esta semana se conoció que Nicolás Maduro y Juan Guaidó le han dado carta blanca al gobierno de Noruega con el fin de hacer una mediación entre el gobierno de Venezuela y la oposición para encontrar una salida negociada a la grave crisis que vive el vecino país. Se sabe también que esta labor de mediación tiene pleno respaldo de los Estados Unidos y de otras potencias.


Se conocieron también dos artículos del New York Times sobre Colombia. Un artículo es informativo y advierte sobre el peligro de volver a los llamados falsos positivos, una práctica atroz de las fuerzas militares, merced a las nuevas orientaciones que están saliendo de la cúpula del ejército en cabeza del general Nicacio Martínez. El otro artículo es un editorial del periódico que señala que el presidente Duque está saboteando la paz firmada con las Farc con graves consecuencias para el país.