• Web

Guerra nunca más, Paz ya

Nos convoca el amor por nuestro país y por quienes han sufrido la guerra; creemos en la esperanza de construcción de un futuro mejor para todos y todas, y por ello nos mantendremos unid@s y en movilización permanente en la defensa de la paz. La extraordinaria jornada vivida en muchos sitios del país el pasado 5 de octubre, convocada y desarrollada por los y las jóvenes nos inspira.

Nos convoca el compromiso con las víctimas del conflicto armado, centro del acuerdo alcanzado en la Habana, y quienes nos han dado una lección de resistencia y capacidad de perdón que anticipan un futuro de reconciliación. Rodeamos el acuerdo alcanzado en la Habana y reconocemos el esfuerzo que durante 5 años realizaron las FARC – EP y el gobierno para llegar al cierre de una negociación que va a permitir la construcción de una paz estable y duradera. Reafirmamos que la Paz es de todos y todas y debe ser construida con la amplia participación de la sociedad y por tanto no permitiremos que el país vuelva a la guerra. Proponemos generar una amplia convergencia de fuerzas y sectores sociales, políticos y económicos, en un gran diálogo por la Paz. Convocaremos para ello, a la mayor brevedad, una Cumbre Nacional de Paz que de forma y contenidos a ese diálogo.

Los resultados del plebiscito el pasado 2 de octubre, y la crisis que estos resultados han desatado, no pueden convertirse en la oportunidad para renegociar los acuerdos entre élites políticas, ni para hacerles modificaciones sustanciales.

Demostradas las bondades del cese bilateral al fuego y de hostilidades, exigimos que este se mantenga y reiteramos el llamado – con agradecimiento y reconocimiento – a la comunidad internacional y al sistema de Naciones Unidas, para que continúe con el apoyo y acompañamiento a la paz de Colombia. Insistimos en que se avance en la apertura de la fase pública de las negociaciones entre el Gobierno Nacional y el ELN, como camino hacia la construcción de una paz completa, y que se inicien diálogos con el EPL.

Trabajaremos para que una amplia acción conjunta, abierta y plural por la paz, reafirmando los acuerdos de la Habana, siga movilizando a la ciudadanía en el país y en el exterior; nuestra bandera es la bandera blanca de la paz.

Hacemos un llamado al Congreso de la República para que su compromiso con los acuerdos y con la paz les lleve a actuar en consecuencia, legislando para la paz. Y llamamos también al Presidente de la República para que convoque al conjunto de la Institucionalidad para sincronizar una sola voz de certeza para la necesaria salida favorable en estos momentos de dificultad por los que atraviesa el país.

Respaldamos, y potenciaremos todo esfuerzo encaminado a promover la construcción territorial de paz, y las diversas apuestas ciudadanas de movilización y deliberación que inundan las ciudades, así como el que realiza la cumbre de Gobernadores y Alcaldes por la paz.