Guapi, Cauca, en alerta por desplazamientos múltiples y homicidios

Por: Dennis Arley Huffington y Ghina Castrillón Torres, Investigadores Nacionales

Oficina Pares Pacífico


Guapi vive la incertidumbre generada por la arremetida y enfrentamientos entre Grupos Armados Post-FARC (GAPF) y el ELN que se ha intensificado en los últimos meses. Un claro ejemplo es lo ocurrido la semana pasada, en la que se presentaron 9 homicidios en 24 horas, entre el 19 y 20 de junio. Se conoció que dos de las víctimas eran testigos electorales, otra víctima era miembro de una junta de acción comunal, y cuatro habían sido reportadas como secuestradas en días anteriores, de las cuales dos eran menores de edad.

En las últimas semanas se han incrementado los asesinatos, amenazas y extorsiones, según denuncian diversas organizaciones sociales y étnicas, lo que ha generado el desplazamiento de más de mil personas del Consejo Comunitario del Río Guajui y la afectación de las comunidades negras de Limones, Quiroga, Joanico y San José.


¿Qué está pasando en Guapi?


El pacífico caucano, en especial Guapi, es hoy el epicentro de la confrontación armada. A criterio de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) Oficina Pacífico, las disputas que están ocurriendo en este municipio entre el ELN y el Comando Coordinador de Occidente (CCO) se han exacerbado por los golpes contra la comandancia que el GAPF ha recibido en lo corrido del año.


El primero ocurrió el 24 de enero cuando se conoció la muerte de Euclides España Caicedo, alias “Jhonnier”, a manos de la fuerza pública. Fue uno de los exguerrilleros que abandonó el Acuerdo de Paz en 2016 junto a alias “Iván Mordisco” y alias “Gentil Duarte”. Era el tercero al mando del CCO y el principal comandante de esta agrupación en el Cauca.


De acuerdo con Juan Manuel Torres, coordinador de la Oficina Pares Pacífico, “Jhonnier” fue determinante en la consolidación del CCO en el departamento caucano. Bajo su mando este grupo se expandió desde los municipios de Suárez y Buenos Aires, pasando por Morales y Cajibío hasta llegar al pacífico, en donde revivió al antiguo Frente 30, lo unificó con la Columna Móvil Jaime Martínez y se asentó en Guapi y límites con la costa pacífica nariñense.


El segundo golpe contra esta estructura armada ocurrió tan solo cuatro meses después de la muerte de “Jhonnier”, fue el asesinato de Miguel Botache Santillana, alias “Gentil Duarte”, principal cabecilla de esta subestructura criminal de Grupos Armados Post-FARC (GAPF) a la que Pares ha denominado “Línea Gentil Duarte”. Según los reportes conocidos, “Gentil Duarte” murió en enfrentamientos con el ELN en el vecino país de Venezuela.


Y el tercer golpe contra los GAPF ocurrió hace unos días (13 de junio), cuando la fuerza pública notificó al país que en operaciones militares habían dado de baja a Leyder Johany Noscué Bototo, alias “Mayimbú”, quien había reemplazado a alias “Jhonnier” en la comandancia del CCO en el Cauca.


De acuerdo a lo anterior, surgen dos hipótesis que valen la pena mencionar para lograr acercarse a las causas de la intensificación y degradación en la reciente confrontación armada en Guapi:

1. La pérdida de tres de sus cuatro principales cabecillas generó una sensación de debilidad y desconcierto en la línea de mando y fractura en el CCO; situación que el ELN, antes diezmado y relegado a las zonas altas de los ríos, está intentando aprovechar para ganar mayor presencia y control criminal en el pacífico caucano.


2. Se debe a una especie de vendetta o retaliación por parte del CCO contra el ELN por el asesinato de su máximo cabecilla “Gentil Duarte” a manos de esta agrupación en Venezuela.


Con el pasar de los días la situación se torna más compleja y las cifras oficiales no coinciden con las denuncias de organizaciones sociales y de derechos humanos: van en aumento los asesinatos, desapariciones, reclutamientos y enfrentamientos, tanto en zona rural como en el casco urbano de Guapi. En medio de este escenario, se encuentra atrapada la población civil que hace un llamado constante al Gobierno Nacional y departamental para atender la situación y tomar medidas de prevención.


Respuesta de la Fuerza Pública en la zona

La Fuerza Pública manifestó que ha intensificado las operaciones de control territorial en Guapi, como lo son patrullajes y operaciones coordinadas entre las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, incluyendo operaciones de registro y control territorial, así como el despliegue de botes fluviales de la Infantería de Marina.

Asimismo, se realizó un Consejo de Seguridad que incluyó a miembros de la Fuerza Pública, la Policía Nacional, el gobernador del Cauca, al alcalde de Guapi, representantes de la Personería Municipal, la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía General de la Nación, en el que se establecieron estrategias para garantizar la seguridad de los pobladores de la región.

Llamado a las autoridades

Es de gran importancia que tanto la Fuerza Pública como la Alcaldía y el gobierno local, regional y nacional atiendan el llamado que están haciendo las organizaciones sociales caucanas a garantizar los derechos humanos de la población, respondiendo de manera inmediata a las alertas expuestas por las extorsiones e intimidaciones que se viven en Guapi y la región.

Además, se pide a la Defensoría del Pueblo que fortalezca la ruta de atención y protección para lograr garantizar de manera integral los derechos de las víctimas. Se hace necesaria la atención inmediata para lograr que las mil personas desplazadas recientemente puedan retornar a su territorio con las garantías plenas de seguridad.