¡Gracias, mil gracias!

Por: Walter Aldana Político social alternativo

El panel 2021 versión digital de Cifras y Conceptos, en relación al Cauca, en la sección "Cómo se informan los líderes", me ha reseñado como uno de los columnistas más leídos. Creo, sin modestia, que es un reconocimiento a una voz social respetuosa del otro, pero crítica y defensora de un modelo político, administrativo, económico y social que se suma a la ola de mujeres y hombres convencidos de la necesidad de aportar, con sus reflexiones y acciones, a consolidar el Estado social de derecho con todo lo que ello implica en relación a la participación, la implementación del Acuerdo de Paz con las FARC-EP, la defensa de los derechos humanos, la construcción de un modelo conservacionista frente al actual depredador extractivista, entre otros.


Esta mención como columnista tiene muchos nombres: es la defensa del macizo y su ecosistema; se llama (con lágrimas en los ojos) Alison, quien se suicidó después del "manoseo" de policías en el marco del estallido social de este año; es la denuncia de la muerte de Sebastián Múnera por la violencia Esmad, así como la de Esteban Mosquera, líder estudiantil; es a la lucha por el reconocimiento del campesinado como sujeto político; igualmente, se llama Luis Alfonso, nuestro líder de víctimas coordinador de la mesa municipal de la Vega asesinado hace pocos días; y es, también, de nuestro hermano Gustavo Herrera, gerente de campaña 2018 de Gustavo Petro, quien fue asesinado en Popayán.


De igual forma, este reconocimiento se llama resistencia y dignidad, CRIC, Congreso de los Pueblos, Pupsoc, Ordeurca, ANUC, Ruta Pacífica de Mujeres, Aconc, Cima, entre otras organizaciones junto a sus propuestas, sus procesos organizativos y su visibilidad (lamentablemente más por las amenazas y la eliminación física de líderes y lideresas, y por las aterradoras masacres ante la vista ciega de la institucionalidad y la fuerza pública, que por nuestros sueños de vida digna).


Me alegra que esas reseñas de lo cotidiano y de las dificultades estructurales que se registran en el país y en el Cauca son generosamente leídas y rotadas a través de las redes sociales por ustedes, personas de diferentes tendencias y pensamientos filosóficos y políticos. Permítanme que lo diga: yo hago trazos y pretendo fotografiar con las palabras para los más desposeídos que me alegran el alma cuando, desde una vereda o una cabecera municipal, me animan a seguir opinando; municipios del Cauca afectados por el conflicto armado, como Argelia, que con sus organizaciones sociales Ascamta y la Asociación de Juntas Comunales, por ejemplo, resisten a la muerte y al desplazamiento.


Ángel María y Blanca Flor, mis padres, me enseñaron el valor de decir cosas como "por favor", "sí señora”, “sí señor", pero, sobre todo, me dibujaron en el corazón y la razón la palabra "gracias". Y hoy, agradecido, les digo a ustedes... ¡Mil gracias!