Gobierno sigue en deuda con la Equidad Territorial

Por: Claudia Carrión y Camilo Peña. Línea de Democracia y Gobernabilidad Pares


El Plan de Desarrollo 2018 – 2022, “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad”, abandona la idea de reconocer y compensar las brechas regionales, en busca de impulsar el crecimiento económico a partir un enfoque de mercado.


En otras palabras, en términos territoriales, el Plan Nacional de Desarrollo rescata la antigua doctrina del “derrame”, es decir, que hay que concentrar los esfuerzos en determinadas zonas geográficas, en espera de que el mercado se encargue de “esparcir” los beneficios del crecimiento a las demás regiones del país.


Concentración de la riqueza


Esta doctrina ha sido aplicada históricamente en el país y ha dejado como resultado un país altanamente inequitativo en términos territoriales, en la medida en que la riqueza se concentra en las grandes ciudades y en algunas zonas de explotación minero-energética.


De forma tal que, desconocer las brechas implica desconocer la existencia de las inequidades que históricamente ha generado el mercado, el Estado y, en especial, el conflicto armado.


Se debe recordar que la inversión estatal se ha concentrado en aquellas zonas que concentran la mayor producción y la mayor representación política, mientras que las zonas marginadas han sufrido de la falta de inversión y la sub representación política.


Por lo tanto, urge una “descentralización de las oportunidades de desarrollo económico”, o en otras palabras, completar el proceso de descentralización dotando a las entidades territoriales de recursos y competencias para que puedan desarrollar económicamente sus territorios.


Falta el enfoque territorial en el PND


La necesidad de ampliar las oportunidades de desarrollo económico fue reconocida de forma indirecta en los Acuerdos de Paz, en los que se contempla la necesidad de dar representación en la Cámara de Representantes del Congreso a las regiones tradicionalmente excluidas.


Las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz – CTEP se convierten así, en una oportunidad para que las regiones más apartadas logren una mayor participación en la distribución de la inversión pública nacional.


Por otra parte, los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET representan una oportunidad sin precedentes para llevar inversión a aquellos municipios tuvieron un alto grado de intensidad del conflicto, junto con un débil desarrollo institucional, altos niveles de pobreza y una alta presencia de economías ilícitas.


La implementación de los PDET sería el hito más importante en términos de equidad territorial en la historia del país, sin embargo, para su implementación, será necesario direccionar una importante cantidad de recursos a los municipios PDET.


Propuesta de PARES


Para lograr la implementación efectiva de estos importantes programas, desde PARES, proponemos que durante los próximos años se destine el 30% del incremento de los recursos del Sistema General de Participaciones a los municipios PDET.


Las estimaciones realizadas en la Fundación Paz y Reconciliación, demuestran que esta destinación no afectará el crecimiento de los demás sectores del SGP, al tiempo que proveerá de importantes recursos para la implementación de los Acuerdos de Paz, a través de la destinación directa de recursos a los municipios PDET.