Fue Por Lana…

Por: Joker


Y salió encanado! Es la frase correcta para iniciar esta columna tomando en cuenta el orden de los hechos judiciales con efecto bumerang, que hoy mantienen al alevoso y disminuido expresidente Álvaro Uribe en detención domiciliaria; pero a pesar de ser un hecho poco común en un país donde la justicia también se desnuda y duerme con la corrupción, lo cierto es que de acuerdo al concepto de respetados juristas, las pruebas poseen el suficiente peso incriminatorio, para que el líder del partido de gobierno esté privado de la libertad en institución carcelaria.


Subsisten varios aspectos que son innegables y se deben decir, por ejemplo, que la cárcel actual de Uribe es más grande y lujosa que todas las cárceles del país juntas, como lo dijera el Senador Gustavo Petro en la red social twitter, pero además, también se puede decir que ni el extinto Narcotraficante Pablo Escobar pudo soñar con tal lujo, ya que esta propiedad conocida como el Ubérrimo se conforma de no menos de 1.500 hectáreas, permitiendo el desarrollo comercial de la cría de ganado y de caballos finos. Incluso se denuncia la construcción de un puente y de un distrito de riego con dineros del estado en el periodo presidencial del líder paisa, obras que beneficiaron y valorizaron aún más estas tierras.


Sus pobladores le dicen a esta portentosa plenillanura “la mesa de billar del Sinú”, por su perpetua dimensión tan plana como verdosa, que se extingue en la lejanía.