Felonías contra la Comisión de la Verdad

Por: Guillermo Segovia Mora. Columnista Pares.


En algún momento se sabrá si la diatriba de Juan Carlos Pinzón, funcionario del gobierno que negoció el acuerdo de paz con las Farc (secretario privado de la Presidencia, Ministro de Defensa y Embajador en Washington), respondió a un cálculo personal para entrar en la lista de aspirantes para competir por la designación de la derecha más recalcitrante en las presidenciales de 2022 o si es el nuevo envión concertado por los enemigos de los acuerdos buscando el flanco por donde revertirlos.


En días anteriores al provocador trino en el que Pinzón acusó a la Comisión de la Verdad de sesgada por “afinidad ideológica o nexos con grupos armados”, que concitó el repudio de diversos sectores defensores de los acuerdos, ya había dicho en otro trino, relacionado con la indemnización en EE.UU. a tres militares estadounidenses secuestrados por las Farc con dineros incautados, “En Colombia beneficios son para secuestradores, no para las víctimas” y en respuesta a un comentario mío a ese mensaje ripostó, “yo apoyé negociar desde la ventaja del Estado, no para beneficiar a los peores delincuentes, que fue lo que terminaron haciendo.” Tal afirmación, respecto del pacto suscrito por el gobierno del que hizo parte, que apoyó, a decir verdad a regañadientes, y contra el cual votó no en el plebiscito según dejó saber después.


Para solucionar lo que considera un sesgo, Pinzón, hoy presidente de una fundación empresarial, propuso ampliar la comisión con la representación de otros sectores para “generar balance”. Desde esa lógica, diría uno, con comisionados que representen otros sesgos. Solicitada una rectificación por la Comisión de la Verdad y luego de entrevistarse con el presidente de la entidad, el padre Francisco De Roux, no se rectificó, por el contrario, se ratificó en una despachada contra la negociación.

<